Archivo de la etiqueta: MUJERES

SILENCIO

Sabemos que cuando en un lugar se percibe un silencio opresivo este nos alerta o de una tormenta o de alguna amenaza de considerable magnitud.

Ese es el silencio que existe en determinados sectores de la sociedad española; y cuando el silencio grita lo hace desde lugares en los que, mientras atronaba la voz de la ciudadanía,  envejecía  latente esperando la oportunidad que parece haber llegado.

Pero nos están silenciando; el miedo, la inseguridad, la pérdida de derechos, todo aquello que considerábamos ya inmutable se está diluyendo en nuestras manos y en nuestras calles se están viendo cosas como en una pantalla en blanco y negro, aunque ahora sea roja y gualda.

Pero no son ellos los únicos que arrecian en sus consignas, no son solo ellos los que están consiguiendo que sus voces se alcen por encima de las de l@s demócratas, otros como ellos irrumpen en nuestras casas desde los púlpitos cubriendo a las mujeres, y a todo humano que se salga de sus dogmas, con el burka de la intolerancia y la dictadura de sus prejuicios.

La carta de ajuste del pensamiento único se ha establecido en las modernas TDT’s para adoctrinar y recuperar el tiempo perdido… y así rellenan las cloacas de viejos detritus putrefactos, rescriben la historia, se establecen en nuestras televisiones, se instalan en nuestras conversaciones y se hacen  altavoces ensordecedores que, cual apóstoles de la catástrofe, van recogiendo indignaciones, exaltando miedos y ganando adeptos.

Y así nos vamos quedando en silencio, hasta que la voz robada se muera y cuándo reaccionemos, cuando queramos gritar: ¡ya no me callo más! , entonces no tendremos lengua, ni espacio donde se propague nuestra voz; porque el silencio, cuando gana la partida insonoriza, aturde , crea vacío.

No me callo, aunque mi voz sea un murmullo en este tempestuoso mar de política incompasiva y mercados encarnados en depredadores de carne humana.

Anuncios

LA VENDEDORA DE TÉ

Aquella mañana en Darfur amaneció como siempre hacinada y famélica, se resistió a ver los esqueletos vitales que carecían de esperanza y despabiló al sol para que aplicara su justicia de sequía y luz.

La niña no contaba las moscas que la carcomían porque no sabía hacerlo y desconocía que el silencio de  su estómago era resultado del desuso.  Sólo esperaba paciente la vuelta de su madre.

La mujer caminaba por las calles de Jarum construyendo una hora de vida más para los suyos, a golpes de té y café.  No soñaba pero esperaba conseguir una  exigua comida para poder respirar una hora más de polvo…

Pero la piel se le hizo herida y el agua de vida fue arma sobre su carne. La arrastraron hasta el coche patrulla bajo los palos… y después, desnuda y usada,  fue arrojada en brazos de la justicia, que le sacó la comida de la boca de su hija y la condenó,  de nuevo,  a ser mujer en un lugar donde el hombre no es humano.

Se arrastró, de nuevo,  por los mercados de Jartum, quizá esta vez el agua acabaría siendo café o en té…


Esta mañana me indigné leyendo el abuso de la Policía de la moralidad sudanesa. Supe de su existencia gracias a la entrevista que Público hizo a Lubna Ahmad Al Hussein… pero luego se me llenaron los ojos de café y lloré té por las otras mujeres…  las invisibles.

Quiero que las vendedoras de té, se materialicen ante tod@s nosotr@s , para no olvidarlas ahora que hemos olido sus heridas.

No puedo decir más.

25 N., LAS MARIPOSAS

Leía esta mañana en facebook el deseo de que no hubiera necesidad de conmemorar el día Internacional Contra la Violencia de Género, porque eso significaría que habrían desaparecido las agresiones a mujeres.

Hermanas Mirabal

Así lo espero, pero para que ello suceda las hermanas Mirabal deben permanecer en la mente de todos nosotros.

Poc@s adolescentes han oído hablar de “Las mariposas” y reproducen comportamientos preocupantes en sus relaciones afectivas.

Me temo que habrá muchas mariposas que hoy son larvas y que confían en que no serán pasto de los pájaros… pero nunca se sabe, porque aún hay quien dice que la cosa no es para tanto…  ¿no lo será para tanta vida perdida? o simplemente no será para tanto para el que  no quiere ver.

Por eso hoy mi recuerdo vuela con Teresa, Minerva y Patria.

INFLUENCIA POSITIVA EN LA LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Alguna iniciativa que algunos considerarían pequeñita, termina resultando ser GRANDE.

Para mí es grande la influencia positiva que trasmite el vídeo que han hecho en mi pueblo ¿Creeis que es una frikada de pantuflas y bata de casa? pues os equivocáis los que pensáis así.

La violencia de género fue durante un tiempo considerada “doméstica”, sacarla a la calle, hacerla pública es  encaminarnos hacia la tolerancia cero y con el tiempo, esperemos, que a su erradicación, así que contagiaros  la influencia positiva de Vilagarcía de Arousa.

TRECE ROSAS… TRECE

Blanca Brisac

Blanca Brisac

Blanca Brisac, Carmen Barrero, Martina Barroso, Pilar Bueno, Julia Conesa, Adelina García, Elena Gil, Virtudes González, Ana López, Joaquina López, Dionísia Manzanero, Victoria Muñoz Y Luisa Rodríguez de la Fuente, 13 nombres, trece mujeres, trece  rosas, TRECE … el número al que la superstición atribuye la desgracia.

La voz de Blanca llegó a su hijo, Enrique , hecha papel y tinta, y nos alcanzó como un torbellino de pena, resignación y valentía:

“Querido, muy querido hijo de mi alma, En estos últimos momentos tu madre piensa en ti. Sólo pienso en mi niñito de mi corazón que es un hombre, un hombrecito, y sabrá ser todo lo digno que fueron sus padres. Perdóname, hijo mío, si alguna vez he obrado mal contigo. Olvídalo hijo, no me recuerdes así, y ya sabes que bien pesarosa estoy (…)”

La memoria se debe cultivar, especialmente tras el ejercicio de alzheimer al que nos obligó el régimen franquista y pretenden perpetuar sus herederos.

“(…) Voy a morir con la cabeza alta. Sólo por ser buena: tú mejor que nadie lo sabes, Quique mío. Sólo te pido que seas muy bueno, muy bueno siempre. (…)”

El silencio debe ser combatido

“(…) Que quieras a todos y que no guardes nunca rencor a los que dieron muerte a tus padres, eso nunca. Las personas buenas no guardan rencor y tú tienes que ser un hombre bueno, trabajador (…)”

Los testimonios de los supervivientes es la vida de la memoria de los ejecutados.

(…) Sigue el ejemplo de tu papachín. ¿Verdad, hijo, que en mi última hora me lo prometes? Quédate con mi adorada Cuca y sé siempre para ella y mis hermanas un hijo. El día de mañana, vela por ellas cuando sean viejitas. Hazte el deber de velar por ellas cuando seas un hombre (…)”

El hambre de justicia después de tantos años silenciada.

“(…) No te digo más. Tu padre y yo vamos a la muerte orgullosos (…) “

Se ha visto y se ha callado.

” (…) No sé si tu padre habrá confesado y comulgado, pues no le veré hasta mi presencia ante el piquete. Yo sí lo he hecho (…)”

Se sabe.

“(…) Enrique, que no se te borre nunca el recuerdo de tus padres (…)”

La carcel donde bullía la cultura y la política.

” (…) Que te hagan hacer la comunión, pero bien preparado, tan bien cimentada la religión como me la enseñaron a mí (…)”

La vida se abría paso entre rejas.

“(…) Te seguiría escribiendo hasta el mismo momento, pero tengo que despedirme de todos (…)”

La juventud perdida en la carcel o la vida perdida en una cuneta.

“(…) Hijo, hijo, hasta la eternidad. Recibe después de una infinidad de besos el beso eterno de tu madre(…)” Blanca Brisac a su hijo Enrique.

LARGO ES EL OLVIDO

Madrid se viste de luto,
por trece rosas castizas,
trece vidas se cortaron,
siendo jóvenes, casi niñas.

Malditas sean las almas,
de sus verdugos fascistas,
que con guadañas de odio,
segaron sus cortas vidas.

España es vuestra madre,
su cielo vuestra sonrisa.
sus campos tienen la sangre,
de unas rosas, casi niñas.

El pueblo de Madrid os quiere,
ese pueblo que abomina,
de salvadores de patrias,
de rojos y de fascistas.

Madrid es patria de todos,
su nombre solo mancillan,
el odio de los caciques,
cuya razón es la envidia.

Las rosaledas de parques,
de esta, nuestra España chica,
reflejarán vuestras caras,
vuestras sonrisas de niñas.

Benditas seáis mil veces,
benditas vuestras familias,
malditos los asesinos,
que nuestras rosas marchitan.

Julián Fernández del Pozo

MUJERES. 8 DE MARZO.

Hay mujeres que no saben que tienen derechos y las hay que teniendolos los ignoran..

Hay mujeres que se pasan la vida luchando por igualdades para que otras puedan rechazarlas…

mujeres-de-paris

Hay mujeres que queriendo no pueden y mujeres que pudiendo no quieren…

Hay mujeres oceánicas y de montaña, mujeres de agua, mujeres de barro…

Hay mujeres que respiran con miedo,  mujeres que no respiran y mujeres que pueden hacerlo a pleno pulmón… pero, para que todas puedan elegir, debemos pelear, gritar y hacer saber que la lucha por la igualdad no es una cuestión tus madres o de tu abuelas…

mujeres-de-egipto

Hay mujeres que olvidan que sus derechos están escritos con sangre de otras mujeres que  tuvieron  que pelear por ser ellas mismas, independientes, con criterio propio, con capacidades… y que ellas han heredado el beneficio de esa lucha y el deber de continuarla por aquellas que aún no pueden…

Hay mujeres que no quieren saber… e ignorar es retroceder.

¿RETROCEDER? ¡NI PARA TOMAR IMPULSO!


Si dios fuera una mujer….

¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.

Mario Benedetti

Decían los poetas que las mujeres eramos poesía, pero la poesía real no es lo femenino ni lo masculino, la poesía es libertad e igualdad.