Archivo de la etiqueta: mujer

Tú a Londres y los pobres a tomar por….

ImagenNo le deseo yo mal a nadie pero ya me gustaría ver a Ruíz Gallardón preñado, sin dinero para mantener al hijo y que este tuviera todo tipo de discapacidad ni tolerable con los medios económicos que el tiene … pero me gustaría verlo parir  sin más  opción que exactamente como ha dejado él a las españolas.

La contrareforma del aborto conducirá a este país al culo de Europa en cuestión de libertad sexual , y solo porque cuatro cientificos que anteponen sus creencias a su ciencia y la iglesia católica que han decidido meter mano  a la mujer, una vez más, ¡ya nos estábamos desmandando! ¡a ver que va a ser esto!

Dejaremos de decidir nosotras para dejar nuestro cuerpo en manos de la justicia y de dos galenos cuando el espermatozoide haya alcanzado un óvulo y el  embrión, que ya no es tal, sino “el concebido” tome posesión de la vida de su madre… ¡Sí, concebido por obra y gracia del espíritu santo! ¡Albricias, ha vuelto Gabriel!  y con él EL CONCEBIDO… pues no lo concibo, no, no concibo que este señor tenga que tocar nuestros ovarios y que las mujeres tengamos que tragarnos sus creencias religiosas a costa de nuestras vidas, no concibo que las mujeres del PP no le hayan dado un par de collejas a este imbécil, que hace política con la biblia en una mano y la cabeza entre las piernas…

Lo hecho por el PP en esta legislatura es demoler el estado de bienestar y el de los derechos y libertades de la ciudadanía, pero nada podremos hacer si cuando llegue el momento  las urnas se llenan de gaviotas.

Tenemos lo que nos merecemos… aunque yo no me rindo, es lo malo de no ser católica, no hay costumbre de resignación.

Anuncios

MÁS DE CUARENTA.

Este año he muerto más de cuarenta veces, una por cada una de las mujeres que se han dejado las lágrimas en casa y solo se han llevado el frío y el olvido a la tumba.

He muerto asomada a la realidad viendo como caían los pocos muros que las protegían de sus violentos, como se les cerraban las puertas que las guardaban…

He visto como la justicia era deformada grotescamente por un señorito que nunca sabrá de mentirosos golpes contra las esquinas de la violencia de género.

He visto como muchos nombres dejarán de ser llamados, no serán ni eco, porque un asesino, decidió tomarse en propiedad la vida de de una mujer y arrojarla al precipicio.

Mientras una sola mujer muera a manos de quien dice amarla, me arrancaré las venas cada día  y me sumare a ellas, regando la tierra con la sangre de una injusticia que incomprensiblemente no acaba.

25N ¡Ni una más!

EL TUPIDO VELO

Veo como este país, casi en pleno, se enzarza en una disputa inútil sobre el crucifijo que cuelga del cuello…, perdón, el velo que lleva una chica musulmana (porque al fin velo y crucifijo es lo mismo); pero no he visto más preocupación en esos despotricadores que el obligar a que no lleve hiyab porque:

“si no se adapta a nuestras costumbres que se vuelva a su país” (es española),

“si no queremos crucifijos en los lugares públicos velos tampoco” (creo que ella no es un espacio público),

o  “la islamización avanza a pasos gigantes. Tanta tolerancia no es buena. Integración supone aceptar las normas del país donde vives. Integración tiene que ser obligatoria para los inmigrantes. Y no me malinterpretan, no se trata de limitar la fe de cada uno, ni de obligar a ser católicos. En el estado supuestamente laico no es bienvenida la manifestación religiosa de ningún tipo. Los atributos religiosos tienen que estar de puertas a dentro, igual que juegos sexuales, por ejemplo.” (20 minutos. Rara)

Que sí, que encontraremos  más motivos islamofóbicos, millones, pero entre tanto nadie protesta porque las mujeres de la iglesia católica no tienen los mismos derechos que los hombres… y ya no hablo de las chicas que se ocupan como madrecitas del siglo XVIII de los chicos que se hospedan en centros del OPUS, ya que qué sería de ellos si la casa está revuelta cuando vuelven de trabajar. Cierto que es voluntad de las numerarias auxiliares ocuparse de esas tareas “porque la mujer tiene ese carisma especial del detalle, de la intuición. Hay hombres a los que también se les dan mejor los trabajos de la casa, pero la mayoría de las mujeres pueden hacer ese trabajo quizás con esa mano femenina que deja cada cosa en su sitio, con orden, atención, esmero.” La diferencia entre muchas mujeres musulmanas y las católicas del OPUS es la “voluntad“, pero aún así cuando una mujer musulmana toma la decisión personal de cubrirse la cabeza nos quedamos en la superficie y lo que suceda de puertas a dentro de su casa ya es de “dominio particular” y como no “perturba” nuestras buenas y cristianas costumbres nos importa un comino ¿no?

Dejadme que os diga algo, no me importa nada que una mujer se cubra el pelo con un pañuelo, culturalmente el cabello tiene un fuerte componente sexual en los países musulmanes, lo que me importa es que vaya a la escuela, que reciba una educación adecuada sin que nadie y digo NADIE (ni su familia, ni los padres y madres  de l@s otr@s escolares, que tanto es obligación una cosa como la otra) le indique como vestirse, a qué dios rezar, que partido político votar o como organizar su vida. Me preocupa mucho más si esa chica tendrá libertad para elegir otras cosas más relevantes que un trapo en la cabeza.


Por otra parte, dejémonos ya de clasificar a las personas por su religión o su raza, o por lo que sea, porque lo que conseguimos es establecer prejuicios en compartimentos estancos que nos impedirán equilibrar este barco multicultural en el que España navega hacia el futuro, según mi opinión, para beneficio de todos y según para est@s otr@s para la ruina moral… no hay nada peor que la endogamia y es este caso concreto solo serviría para  “proteger” las costumbres de los visigodos que conquistaron Hispania antes que los musulmanes y, si os digo la verdad, la única diferencia entre unos y otros radicaba en que unos eran unos barbaros semiculturizados y los otros unos semicivilizados con un desarrollo notable de las artes y las ciencias, del que carecía la Hispania Visigoda.

Puesto a escoger antepasados…me quedaría con ambos.  Dejémonos de tonterías y ocupémonos de lo que realmente importa, insisto ¿en qué me molesta que una chica se cubra el cabello? me puede gustar más o menos, del mismo modo que me puede agradar o no un pantalón de pana y más, como en este caso, cuando ella ha tomado una decisión que, por cierto, su padre no comparte.

Debemos rasgar de una vez los velos que ocultan los problemas reales y ahondar en estas cosas, pero  quedarnos en la superficie es discutir una confrontación de imposiciones, la de la fe religiosa o la del entorno escolar porque, por muchas vueltas que queramos darle, ambas son IMPOSICIONES igualmente. Las mujeres estamos condenadas a ser tuteladas y sinceramente ya irrita tanto paternalismo barato.

INFLUENCIA POSITIVA.

Tengo una hija adolescente, algunas de sus amigas mantienen actitudes de sumisión ante sus chicos nunca antes vista por mí.

Las relaciones de nuestros adolescentes no avanzan como debieran en el camino de la igualdad  ¿Quién es el responsable?

La violencia es contagiosa, todos somos responsables de nuestros actos. Contribuye a erradicarla.

NO  AYUDES… ¡COMPARTE!

He querido anticiparme al 25 de noviembre, “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres“, porque me gustaría que todos los días fueran días  de acoso social a los violentos.

¡No dejes que te manden flores!


ESCLAVAS DE VENUS

La mujer ha estado a lo largo de la historia sometida a la tiranía de la belleza, ¿pero que es la belleza? pues parece ser que son una serie de cánones que van cambiando  debido a numerosas variables, algunas de ellas totalmente controlables.

Hace 35 mil años la diosa Venus era una matrona, la mujer prehistórica estaba preparada para la dureza de la época, sus caderas anchas y pecho prominentes denotaban una alta capacidad maternal que, supongo, era imprescindible para la supervivencia de la especie.

venus prehistóricas

La mujer de los grandes imperios clásicos estilizó su figura adaptándola al gusto de la época por desposarlas casi impúberes (entre los 13  y los 17 años).

venus prehistóricas

La Edad Media  fue la época dual de la Venus cristiana que oscilaba entre Eva y María; una rebelde , la otra sumisa, una desnuda, la otra cubierta hasta los ojos, una madre y la otra no…

venus prehistóricas

En el renacimiento las mujeres abultan de nuevo sus vientres, ensanchan sus caderas y florecen sus pechos.

venus prehistóricas

En el barroco Rubens nos descubre el placer de la carne hecha mujer, los cánones de la época aumentaban de volumen.

venus prehistóricas

En el romanticismo la mujer es un ideal de perfección.

venus prehistóricas Podría seguir así, pero ni esto es una clase, ni yo sé de arte, así que sólo pondré tres imágenes más:

La talla 44 de Marilyn Monroe

La exuberante Ava Gardner

….

….

….

….

….

Y el prototipo de mujer bella actual.

Llegaremos a querer ser Venus más propias de un osario que de un altar, que se inmolan en los probadores de Zara y sufren el síndrome del “índice de Masa Corporal” y la talla 36.

No sé a dónde  pretendemos ir con la obsesión por la delgadez, quizá la próxima moda sea  utilizar sanguijuelas, todo con tal de tener un contorno de cadera de una preadolescente y no pesar más de 55 kilos, se mida lo que se mida.

Eso sí ¡pensárolos! porque si queréis estar escuálidas debéis renunciar a un pecho “natural”, toca entonces asalto a la silicona.

Las Venus están de capa caída ¡vivan las vampiras! ( sí, coñe, vampira, que vampiresa es otra cosa)

La paradoja de una mujer autónoma y el esposo trabajador por cuenta ajena.

Vale, ya sé que el título parece sacado de una parábola, pero me he estrujado la neurona de porque motivo preocupa tanto a todos la crisis inmobiliaria (a mi me la refanfinfla) y nadie se preocupa en absoluto de la ausencia de sentido común de algunos que elaboran leyes.

Y ya que vamos de géneros literarios, entremos directamente en el cuento: Erase una vez que se era una mujer , trabajadora autónoma por más señas, que decidió a los 5 meses del nacimiento de su segundo hijo, ceder a su cónyuge el permiso de lactancia.

… y no, no vivieron felices tomando biberones…. ¡Más quisiéramos! La cosa se complicó algo más.

El relato corto de la historia es que le denegaron este derecho al caballero porque su esposa era “trabajadora autónoma” y supuestamente no podía cederle un permiso de lactancia que no le correspondía.

Afortunadamente como en toda novela fantástica que se precie llegó la heroína a poner las cosas en su sitio, en este caso la Jueza Marta López-Arias Testa que ha matado al dragón de la irracionalidad y ha sentenciado que estamos ante un derecho cuyo disfrute corresponde indistintamente al padre y a la madre cuando ambos trabajen.

¡Y lo que es peor el trabajador es funcionario de “Portos de Galicia“! ¡Apaga y vámonos!