Archivo de la etiqueta: lecciones de ética

DELINCUENTES Y PRESUNTOS DELINCUENTES.

No puedo con mi alma, llevo una temporada escuchando los responsos ultra, cargados de lecciones de ética política y económica, de Mario Conde. Es uno de los más aceptados contertulios de televisiones varias ¡UNA AUTORIDAD ¡  y a mí me indigna que la gente tenga tan poca memoria.

¿Ustedes se imaginan que El Dioni en lugar de meterse en reallitys decida ser comentarista televisivo? ¿Se lo imaginan  convertido en una autoridad y llamando ladrones a los políticos?

No se lo imaginan porque el Dioni no fue un ladrón de prestigio social sino un hombre común que robó  una pasta y se la gastó en peluquines, vacaciones y mujeres; pero este señor ha recuperado su posición  social desde la “dignidad” que le da haberse vendido como un ladrón de guante blanco.

¿Qué diferencia hay entre el ladrón de guante blanco y uno procedente de la “plebe”? pues simplemente sus amigos;  el primero, que presuntamente conserva pasta a saber en qué paraísos fiscales, siempre puede volver a su hábitat porque puede pagarse los vicios y las fiestas pero el segundo tiene que conformarse con patear algún que otro plató televisivo haciendo alarde de la hazaña delictiva.

Don Mario tiene un bonito historial que nadie recuerda ya:

Condenado a 4 años por apropiación indebida de 600 millones de pesetas y por falsedad en documento mercantil.

En 2000 la Audiencia Nacional le condenó a 10 años por los delitos de estafa y apropiación indebida, eludió la carcel pagando 500 milloncejos de las antiguas pesetas (3 millones de euros).

En 2002 el Tribunal Supremo elevó la pena de 10 a 20 años

Fue condenado por el Tribunal Supremo a pena de cárcel, cumpliéndola en Alcalá Meco.

Conde aduce que la sentencia del “caso Banesto” fue “anulada” por el Comité de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, tergiversando el dictamen de este organismo que solo dijo  el recurso de casación español no satisfacía las exigencias del derecho a una doble instancia en el ámbito penal, pero nada sobre el delito que no discutía, ni cuestionaba en ningún momento y que los tribunales españoles dieron como hechos probados.

Y no olvidemos, por lo tanto, que diga lo que diga y lo cuente como lo cuente, este señor fue uno de los perpetradores del  agujero patrimonial de 3.636 millones de euros (605.000 millones de pesetas) en Banesto, teniendo que ser intervenido este banco por el Banco de España, a finales de 1993, gracias a su “buen hacer empresarial”.

Pero todas estas cosas son injusticias, confabulaciones contra la persona del Banquero político, y casi santo, que ahora se ve de nuevo en los altares de los empresarios y los medios de comunicación de derechas, arengando a la parroquia sobre lo malos y ladrones que son los políticos, olvidando que él también es político y además condenado por  “apropiación indebida” que siempre es más elegante que serlo por ladrón.

El Dioni fue la envidia de muchos españoles, el sueño de robar un banco y retirarse solo lo cumplen algunos poquísimos con agallas; pareciera que Mario Conde también necesitara de esa admiración y,  al fin lo ha conseguido, ya es la envidia de aquellos que siempre quisieron ser como él  y les falló el valor para delinquir a gran escala.

Anuncios