Archivo de la categoría: Memoria

MARIPOSAS

Este es el día en el que recuerdo a Minerva, Patria y María Teresa Mirabal,  las mariposas, el día en que no quiero que sus nombres se hagan niebla.

La lucha contra la violencia de género ha avanzado desde entonces, es cierto, pero los tiempos que corren no son propicios para fijarnos en “estas cosas tan nimias” porque hay niños muriéndose de hambre, ancianos desahuciados y trabajadores sin empleo… en fin, que esta sociedad nuestra ha encontrado la coartada perfecta para ejercer resistencia ante un tema que “es cosa de mujeres“, ya se sabe que las cosas de mujeres son histerismos propios de su “sexo“. La ironía también sangra y yo no puedo evitar desangrarme cada vez que alguien defiende que un hombre en una situación de violencia en el entorno familiar está en igualdad de condiciones que la mujer…

Toda acción, por pequeña que sea , para combatir esta lacra es necesaria…
Y he tenido la suerte de aportar mi granito de arena a la exposición fotográfica de Marga P Díaz, Isidro Cea y Enrique M. González Pérez titulada: De berros e olladas (De gritos y miradas), que es una visión externa de la emoción de quien vive una situación de violencia de género.
Nuestra humilde aportación está poéticamente estructura en tres partes, tres visiones diferentes:

Mullerémonos:  es el camino de la empatía, de la emoción  necesaria para la lucha de David contra Goliat, cada una de las imágenes lleva una honda de piedra y palabra, un haiku. La imagen la pone Marga P Díaz y la palabra la pongo yo misma.

Tratareite como unha rosa:  donde se muestra el ciclo vital, el  poema poético del fénix, las imágenes del renacimiento y el proceso de incineración de aquellas emociones que atenazan y finalmente liberan.  Isidro Cea nos muestra de un modo casi onírico  el camino de una mujer frente al maltrato de género.


Bagoas de metal: desde donde Enrique M. González nos dispara justo  entre los ojos, taladrándonos con sus imágenes de la lucha titánica de la mujer contra los convencionalismos y las limitaciones que la sociedad le impone, de la lucha denodada por salir adelante.

De berros e olladas quiere ser solamente un grito de esperanza, una mirada de  victoria… ¡Para que no haya ni una muerte más!¡Ni un acto más de maltrato!

ella es Andy. Maquillaje Tania MyE. Foto y Edición: www.isidrocea.com

“Aguias sen alas…
De Berros e olladas
son acróbatas”

OLIMPIADAS

Samia Yusuf Omar tenía un sueño, corría por un sueño desde Somalia a Pekín.

Pero Samia no tenía constructores de sueños, bastante era que hubiera alguna cosa para la supervivencia.

Corrió con dignidad en Pekín, y llegó última… pero aquello no fue una derrota porque con 17 años nunca se pierde.

Y no perdió las ganas de seguir, de luchar por aquello que hacía con tanta dignidad.

En aquel Pekín olímpico, Samia portó la bandera de Somalia y, ahora, ella es la bandera, la bandera de la desesperación  y la bandera de la realidad.

Las televisiones del mundo entero pusieron sus ojos en Londres, siguieron distraídos el deporte olímpico , mientras el mundo seguía adelante con dificultades.

Samia se ha dejado la vida en una patera, corriendo, huyendo de su país tratando de cazar su sueño en el viejo continente; un viejo que solo mira la costa y divisa en la orilla una derrota, su propia derrota hecha frase: ¡Otra patera!

Ojalá Samia deje de ser bandera de la derrota para ser podio, y el viejo continente se limpie las legañas y deje de conformarse con la muerte y las llegadas fracasadas.

Triste carrera para quien merecía la victoria de un futuro.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y VERDADES HISTÓRICAS

Los revisionistas sostienen que no existió holocausto, pero hasta hay fotografías de ello y cadáveres en fosas comunes.

Un revisionista siempre es un ser que exige que le dejen ejercer “su libertad de expresión” pero que monta en cólera cuando otros hacen lo mismo, es decir son los adalides de la libertad de expresión y los impositores de la verdad única.

Un experto historiador cuestiona hasta la última coma de lo que escribe, porque cualquier circunstancia puede modificar la visión de la parte de la historia que le ocupa y, además,  no siempre se disponen de todas las variables, pero dentro de todas estas hay una en especial que nunca debe entrar en su trabajo si no quiere que este pierda el rigor histórico que se espera de su cátedra, y esa es la variable emotiva.

Yo comprendo que Don Luis Suárez Fernández, medievalista, (sí, en esto de la historia lógicamente también hay especialidades), miémbro de la Real Academia de Historia, sostenga una historia de la que ha formado parte, como Presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos, que ha desarrollado toda su carrera académica en el franquismo (y ahora ya no ignoramos los privilegios de entonces en el medio académico)  y  vinculado a la Fundación Francisco Franco, lo que le permite ser de los pocos privilegiados que pueden acceder a la documentación que esta fundación posee, comprendo que su corazón le pueda y que además sea de los de “sostenella y no enmendalla”, por la gracia de dios y el caudillo de esta España una, grande y libre (de rojos y herejes) sobre la que sobrevuelan águilas imperiales, como él, que protegen la memoria de la más gloriosa etapa de la Historia de este país, incluso por encima de la de los Reyes Católicos. Por cierto, que es un hombre que no se priva de mostrar públicamente su desprecio por la democracia.

Don Luis tiene todo el derecho del mundo a escribir lo que le parezca, y pagárselo de su bolsillo, es más tiene todo el derecho a hacer lo que ha hecho, porque la responsabilidad de este asunto corresponde por completo a la Real Academia de la Historia, que obviando todos los procedimientos propios del estudio serio de la historia, y olvidando que la persona a la que ha encomendado la tarea carece de perspectiva crítica, no ha dudado en encargar a un ingeniero de caminos (medievalista)  la construcción de una central nuclear (historia contemporánea).

No es de recibo que una institución  que, el 21 de julio de 1999,  firmó un convenio con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para desarrollar un  Diccionario Biográfico Español, encargue a propagandistas la elaboración de parte de esas entradas, de hecho, esto es como si la Academia hubiese elegido a Goebels para hacer la biografía de Hitler.

HOY

Con diferentes palabras, con diferentes imágenes… pero desde el mismo recuerdo….

No os olvidamos porque nos habéis enseñado a luchar contra la fatalidad sin odio y a recordar sin rencor .

Nuestra memoria es para vosotros y para vuestras familias.

Miles de abrazos.

ERA ROCK’N’ROLL

Los músicos muertos siempre han hecho historia (lo de los cadáveres bonitos vino mucho después) …  Buddy Holly Ritchie Valens y The Big Bopper escribieron ese capítulo negro del rock  hace hoy 51 años… los aviones no eran tan buenos entonces …

Algunos dicen que ese día murió el rock’n’roll … y es posible.

TRECE ROSAS… TRECE

Blanca Brisac

Blanca Brisac

Blanca Brisac, Carmen Barrero, Martina Barroso, Pilar Bueno, Julia Conesa, Adelina García, Elena Gil, Virtudes González, Ana López, Joaquina López, Dionísia Manzanero, Victoria Muñoz Y Luisa Rodríguez de la Fuente, 13 nombres, trece mujeres, trece  rosas, TRECE … el número al que la superstición atribuye la desgracia.

La voz de Blanca llegó a su hijo, Enrique , hecha papel y tinta, y nos alcanzó como un torbellino de pena, resignación y valentía:

“Querido, muy querido hijo de mi alma, En estos últimos momentos tu madre piensa en ti. Sólo pienso en mi niñito de mi corazón que es un hombre, un hombrecito, y sabrá ser todo lo digno que fueron sus padres. Perdóname, hijo mío, si alguna vez he obrado mal contigo. Olvídalo hijo, no me recuerdes así, y ya sabes que bien pesarosa estoy (…)”

La memoria se debe cultivar, especialmente tras el ejercicio de alzheimer al que nos obligó el régimen franquista y pretenden perpetuar sus herederos.

“(…) Voy a morir con la cabeza alta. Sólo por ser buena: tú mejor que nadie lo sabes, Quique mío. Sólo te pido que seas muy bueno, muy bueno siempre. (…)”

El silencio debe ser combatido

“(…) Que quieras a todos y que no guardes nunca rencor a los que dieron muerte a tus padres, eso nunca. Las personas buenas no guardan rencor y tú tienes que ser un hombre bueno, trabajador (…)”

Los testimonios de los supervivientes es la vida de la memoria de los ejecutados.

(…) Sigue el ejemplo de tu papachín. ¿Verdad, hijo, que en mi última hora me lo prometes? Quédate con mi adorada Cuca y sé siempre para ella y mis hermanas un hijo. El día de mañana, vela por ellas cuando sean viejitas. Hazte el deber de velar por ellas cuando seas un hombre (…)”

El hambre de justicia después de tantos años silenciada.

“(…) No te digo más. Tu padre y yo vamos a la muerte orgullosos (…) “

Se ha visto y se ha callado.

” (…) No sé si tu padre habrá confesado y comulgado, pues no le veré hasta mi presencia ante el piquete. Yo sí lo he hecho (…)”

Se sabe.

“(…) Enrique, que no se te borre nunca el recuerdo de tus padres (…)”

La carcel donde bullía la cultura y la política.

” (…) Que te hagan hacer la comunión, pero bien preparado, tan bien cimentada la religión como me la enseñaron a mí (…)”

La vida se abría paso entre rejas.

“(…) Te seguiría escribiendo hasta el mismo momento, pero tengo que despedirme de todos (…)”

La juventud perdida en la carcel o la vida perdida en una cuneta.

“(…) Hijo, hijo, hasta la eternidad. Recibe después de una infinidad de besos el beso eterno de tu madre(…)” Blanca Brisac a su hijo Enrique.

LARGO ES EL OLVIDO

Madrid se viste de luto,
por trece rosas castizas,
trece vidas se cortaron,
siendo jóvenes, casi niñas.

Malditas sean las almas,
de sus verdugos fascistas,
que con guadañas de odio,
segaron sus cortas vidas.

España es vuestra madre,
su cielo vuestra sonrisa.
sus campos tienen la sangre,
de unas rosas, casi niñas.

El pueblo de Madrid os quiere,
ese pueblo que abomina,
de salvadores de patrias,
de rojos y de fascistas.

Madrid es patria de todos,
su nombre solo mancillan,
el odio de los caciques,
cuya razón es la envidia.

Las rosaledas de parques,
de esta, nuestra España chica,
reflejarán vuestras caras,
vuestras sonrisas de niñas.

Benditas seáis mil veces,
benditas vuestras familias,
malditos los asesinos,
que nuestras rosas marchitan.

Julián Fernández del Pozo

JUSTICIA, PAZ Y ARMONÍA: EL SUEÑO IMPOSIBLE

La última lección del maestro. Castelao

La última lección del maestro. Castelao

Según una publicación financiada por la Diputación de Castellón, presidida por el inefable Fabra, Franco fue un activo colaborador de las fuerzas sublevadas, a partir del 18 de julio de 1936, con el fin de implantar en España un régimen de justicia, paz y armonía. El autor niega que  se diera golpe militar alguno, claro que siendo él un  coronel del ejército es lógico que glorifique cualquier acción militar e incluso aquellas que, más que acciones militares, son acciones criminales, llegando a calificarlas de “conflicto”  entre dos partes “con ideas distintas e irreconciliables“.

Efectivamente, Sr Lapeña, exactamente esas fueron las características del régimen Franquista.

Justicia para los ganadores, paz para los sumisos y armonía para los que ignoraron que había otros que se pudrían en cárceles sin juicios previos, asesinados en las cunetas y familias separadas por la persecución y el exilio.

Justicia, se le llena la boca y emborrona hojas queriendo llenar las páginas de la historia con sus versiones mentirosas con las que tratan de calmar la culpa; Paz para quien impone sus ideas por las armas y armonía… la falsa armonía creada para que no se vieran los antónimos de la propuesta franquista: injusticia, violencia y desorden vital.

Reescribir la historia es grave, pero que una administración pública pague bardos cortesanos que maquillen la desgracia para convertirla en  belleza y poder vomitar los olvidos convertidos en perfume es pura desvergüenza.

Y como dice Benedetti: “(…) pero allá arriba otros olvidan, ásperamente olvidan el olor de la muerte y confían, a quien quiera escucharles, que las culpas ya pasaron de moda (…)

Para no olvidar.

Para no olvidar.