Archivo de la categoría: Educación

AZAR

Turquía es una recurrencia en mi vida, me atrae como si un fragmento de mi alma atávica enterrara sus raíces por aquellas tierras.

La imagen central de la cabecera de este blog procede del mismo país y el título de “Mil ojos” fructificó en ese árbol de la Capadocia, el mismo Argos Panoptes que se ha quedado medio ciego en seis años y  ha visto como sus ojos se han convertido en retales votivos (está enfocada desde otro ángulo).

P1100245

Es tan mágica que siempre me gusta robarle gentes e instantes efímeros.

Cuando la visité en 2007 mi hijo, que entonces tenía nueve años,  ante la presencia de dos niños vendiendo botellas de agua a los turistas, nos dijo:        – Mirad, una tienda triste.- ,  y sí que era triste aquella tienda regida por una pareja de rapaces portando un caldero con hielo y botellines.

lunes, 09 de julio de 2007007, La tienda triste de Estambul11.54.44

Y en esta última visita hubiera deseado no encontrarlos al frente de su negocio de aguadores, porque significaría que estarían estudiado y que su futuro no estaría pegado a la venta de agua y a la afluencia de turistas deshidratados.

¡Pero no! Uno de ellos seguía allí aunque no me pareció el mismo, tanto tiempo a estas edades permite al lagarto hacerse dragón, lo fotografié soñando que no fuera, pero sospechando que podía ser, aunque harto improbable ya que Estambul tiene una población que ronda los quince millones de almas.

Y aquí lo tenéis, por azar o por accidente o, simplemente, porque debíamos vernos dos veces…

La tienda triste, 2013

Ha progresado, es cierto, ya no pasea el cubo y se sienta en esa banquetilla alegre, pero me hubiera gustado verlo con una mochila con sus libros… me gustaría saber que, al hacerse mayor, tendría un trabajo que le gustara y le concediera una vida cómoda… pero las historias felices no tienen cabida  en la vorágine famélica de las calles bizantinas, una ciudad hermosa, cálida y acogedora para el visitante pero hostil, insensible y cruda con sus habitantes.

El azar, que ha hecho que me reencuentre con el pequeño aguador, quizás le ofrezca una oportunidad a él , quizá lo saque de la calle, de permanecer a la intemperie hora tras hora para calmar la sed del turista, quizás el azar…

Anuncios

EDUCACIÓN PÚBLICA E IGUALDAD

Las cosas claras…

LA FIAMBRERA

He pensado en envasarle a mi hijo unos cuantos metros cúbicos de aire en una fiambrera para que se los lleve al cole con mascarilla, porque visto lo visto, no serán los extraterrestres, ni el cambio climático los que acaben con la vida humana sobre la faz de la tierra, sino la jauría de políticos descerebrados que no tienen reparos en pagarse coches oficiales, un sueldo de ensueño, dietas diversas y viajes oficiales a costa de la parroquia y, todo ello, para parir ideas recaudatorias como la de cobrar la mitad del servicio de comedor a quien se lleve la comida en fiambrera por “uso de las instalaciones”.

Si nosotros hemos pagado esas instalaciones ¿cómo vamos a pagar ahora por usarlas? creo que siguiendo esta línea, al gobernante jetas que ha ideado esto, en lugar de pagarle, deberíamos cobrarle: por uso de domicilio y vehículo oficial, por las instalaciones de trabajo a todo lujo y, sobre todo, por su labor “creativa” … O la ciudadanía catalana le da una patada electoral en su elegante culo  o que cierren las fronteras con el resto de España que, como esto sea contagioso, ya nos vemos pagando los servicios de los políticos y el aire que respiramos.

Hay polític@s que parece que llevan el cerebro en un fiambrera…

8

El ocho es el infinito puesto en pie, es el accidente, la fecha que levantada sobre marzo quiere alzar la bandera de la igualdad ondeando a los cuatro vientos.   Pero como una premonición, el infinito es un bucle, sin principio ni fin.

Y en ese bucle estamos, retrocediendo a pasos agigantados en cuestiones de derechos de la mujer; sin complejos, luciendo sotana e incensario, el PP arranca su locomotora arrasando con todos los logros de los últimos años para implantar la imagen y “utilidades” femeninas del franquismo: devota, madre y esposa… pero nunca MUJER, porque ser mujer es autonomía, es criterio ausente de toda tutela, es decisión  y el Sr G. (ge de Gallardón) nos quiere con la pata quebrada, sumisas y herramientas de la naturaleza reproductiva del macho.

Ocho de marzo otra vez y hoy el horizonte de la igualdad no se ve; está encapotado hasta el cielo, de la contaminación de las locomotoras que conducen los neofascistas reconvertidos en neoliberales.

En Italia es el “Giornata internazionale de la donna” o la llamada “Festa della donna e le mimose”,  la mimosa fue escogida por las italianas como su símbolo después de la guerra, en 1946.

La mimosa representa la fragilidad de los derechos de la mujer, tan frágiles como se está demostrando en la situación actual pero, a la vez, la lucha por la igualdad puede ser representada por el aroma  permanente y penetrante de esta flor.

Nos queda aroma y fuerza a pesar de las “locomotoras de retroceso”.

OTRO LADRILLO EN EL MURO

Puede ser cierto que el sistema educativo español no esté a la altura de las circunstancias y la formación, no solo académica sino también cívica, del alumnado deja mucho que desear.

Desde que el profesorado dejo de denominarse  “Don o Doña” y se simplificó a “Profe”  han pasado muchas cosas; quizás , la primera de ellas, el tránsito de “Paterfamilias cinturón en mano”,  al colega con el que se  comparte techo, suelta pasta y dice amén a su descendencia.

¿Esto que cuento es real? pues no, en ambos casos hay término medio.

¿Todo el alumnado de los centros gallegos son unos vándalos? ¿Son todos unos incivilizados con ganas de crujir a sus compañer@s y profesor@s? ¿Son la escoria a la que disciplinar? ¿o estos casos son la excepción?

Bien, yo creo que son excepciones que obviamente necesitan una respuesta adecuada, pero ¿es una respuesta adecuada convertir al profesorado en juec@s supremos? pues no me parece adecuado castigar a la mayoría con disciplina extrema porque haya un grupillo de indisciplinados.

El estereotipo de educación británica no es la solución, tampoco lo es esta en la que el profesorado es un cero a la izquierda.

Es cierto que es necesario que se les dé autoridad en el aula, ¿pero hasta el extremo de que lo que diga un/a docente tendrá presunción de veracidad ante cualquier padre, madre o alumn@? Ya estamos creando élites y eso no es buena cosa, entre otras cosas porque conozco casos en los que el profesorado, al que generalmente le sobra corporativismo, se unen en jauría (también se ha visto en casos de padres/madres).

Quizá la mesura sería mejor que sacar los tanques a las aulas y volver a tiempos pasados, en los que se trataba de crear mentes uniformes, con criterios únicos.

Pero la cosa no acaba aquí,  cuando yo era niña (tengo 47años) se me iban los ojos detrás del afortunado alumnado de los colegios públicos, ellas podían ponerse los vaqueros que yo solo podía usar en vacaciones o festivos; una vez que llegaba el buen tiempo, ellas podían ponerse vestidos de falditas por encima de la rodilla y mangas sisas o de asitas y yo tenía que llevar aquella horrible falda gris bien  larga por debajo de las rodillas y la blusita blanca; yo era una niña de mi tiempo, pero a tiempo parcial porque todo aquello que significaba “modernidad” olía a pecado.

El argumento de entonces era que el uniforme evitaba diferencias  “de clase social” y,  la verdad, era que se notaban exactamente igual o incluso más,  porque no me dirán ustedes que no hay diferencia entre un tergal y una lana.

A mí no me agradan los atuendos de much@s jóvenes pero me pregunto que relevancia tienen y además ¿qué tiene que ver el respeto con el modo de vestir?

La uniformidad, la lengua a usar en el aula y otras muchas cosas del mundo educativo, cree el Presidente de la Xunta de Galicia que deben  ser sometidas a consulta, vinculante o no, y que deben de ser las familias quienes pongan límites en el atuendo dentro del centro educativo (pudiendo desatar ramalazos y prejuicios varios).

Nos conducimos por una senda de retroceso al autoritarismo que me agrada poco, sobre todo porque los que proponen estas medidas son los que luego hablan de “prohibido prohibir” mientras se oponen a Educación para la ciudadanía, y hablan de libertades individuales” cuando alguien trata de legislar sobre un hábito nocivo para la salud y para las arcas de la seguridad social.

Son contradicciones que levantan otro ladrillo en el muro de la incongruencia política del PP.