Archivo de la categoría: Creencias

MILITANCIAS Y APOSTASÍAS

He sido partidaria de la militancia política desde que tengo uso de razón política, a los 17 años militaba en Juventudes Socialistas y mi compromiso  de pago, abandonado durante  algunos años, se renovó en 1999 para finalizar ahora.

Creía en la necesidad pertenecer a un grupo que pensara como yo, pero se me ha pasado lo que algunos amigos consideraban un síndrome de Estocolmo claro.

Reconozco que cuando decidí apostatar (despues de muchos años de “militancia” en la “fe”) me costó bastante menos, pero hoy reconozco que ha sido el mismo proceso: descreimiento, constatación de la realidad, comparativa ideológica (propia y del grupo), análisis y decisión.

Dejar de militar en un Patido político es como renegar de la familia, o eso pensaba yo hasta hace nada, pero la realidad es que en los partidos políticos no hay celebraciones familiares que no sean los cumpleaños de los cargos(elecciones);  no recuerdo en mi vida que nadie de mi familia me hubiera amenazado pero sí recuerdo amenazas rematadas con el típico: “será tu palabra contra la mía” o bien el ” te vamos a expedientar”, en el partido político que ha sido el mío tanto tiempo.

Descubrir que la ideología es algo tan propio que no necesitas reforzarlo con el sentimiento de grupo, es una obviedad no tan sencilla de determinar cuando uno está dentro; pero lo más triste desde luego es descubrir cuán imbécil puede llegar a ser una para renunciar al derecho de la libertad de expresión por “no dañar al partido”.

¿Dañar al partido? a los partidos políticos no los dañan las críticas constructivas de la militancia sino los comportamientos poco democráticos, las decisiones de dirigentes pagados de si mismo y los intereses personales, ya sean estos aspiraciones de poder o simplemente el plato de habichuelas bien servido.

Se puede ser socialista fuera de la militancia o comunista o liberal, se puede ser lo que uno piense, lo que crea , ¡es más! no es que se pueda, es que se es más porque no hay dogmas, no hay coto al pensamiento ya que deja de estar supeditado a los resultados electorales.

Soy libre, soy socialista y no necesito pastor (pastoras no suele haber muchas) que me dirija, ni 300 sábios que me digan cual es mi ideología.

"Defiende tu derecho a pensar, 
porque incluso pensar de manera errónea  
es mejor que no pensar." 
Hipatia de Alejandría, Egipto 370-415. 
Filósofa, matemática, astrónoma y maestra.
Anuncios

LAS ZAPATILLAS ROJAS

Nacemos descalz@s y morimos descalz@s, pero hay otr@s que viven descalz@s; descalz@s por humildad, descalz@s por pobreza, descalz@s de convicciones…

Porque la humanidad es más humana descalza, escuchando el latido del planeta, soportando las inclemencias… nos descalzamos para soñar, para relajarnos; nos descalzamos ante quien merece nuestro amor…

Todos en algún momento nos calzamos de desprecio, de frontera, hasta nos calzamos sombreros de orgullo.

Y algunos calzan zapatos rojos, regalados, del maestro artesano  Adriano Stefanelli, a medida, para que no le rocen, para presumir que el mundo está para pisar y olvidar que morirá descalzo como otros mueren ahora; es como la bailarina de las zapatillas rojas, perdida en una danza eterna, consecuencia de los deseos de ser una estrella pagada de orgullo y vanidad.

Quizás llegue el día en que desee que le amputen los pies para dejar de bailar… quizá sea mejor tener pies de madera, y simplemente caminar descalzo por el mundo, aunque el suelo arda y sepulte muertos.

Que duerma si puede… porque a mi me cuesta calzarme por las mañanas.

EL INFIERNO DE SALVADOR VICTORIA

Unas indecentes declaraciones de Salvador Victoria, consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad Autónoma de Madrid, me han dejado pasmada y más convencida de que las milongas que nos cuenta la iglesia son exactamente eso: milongas; pues sino es incomprensible que algunos católicos, como este, no tema al infierno y mientan con la desfachatez que lo hacen, sabiendo en este caso concreto que ni rescate económico,  ni ETA ha entrado en la instituciones de mano del PSOE, en todo caso habrán entrado de mano de los resultados electorales con el aval judicial; pero claro siempre olvido que para el PP solo los resultados electorales que les favorecen son legítimos, los otros siempre son fraudulentos.

La hipocresía de la Curia y sus adláteres políticos es tal que se permiten “tergiversar” sobre los gastos de los fastos papales y quedarse tan anchos, me gustaría saber si estos “festejos de evangelización” traerán algo más al mundo que unos beneficios económicos y las molestias a la ciudadanía de Madrid.

Sr. Victoria lo veo en el infierno ¡ahhh, no, ya olvidaba que siempre hay bulas para los pecadores! ¡NO1 entonces no se prive, ¡mienta, tergiverse y persiga a quien ejerce su derecho de opinión contraria al gasto en un fiestón en plena crisis económica de los países ricos y humanitaria en el cuerno… en el quinto cuerno ¿no?

Entre tanto viendo hoy la dos de TVE, retorné a mi infancia imaginándome lo que serán las retransmisiones de los “actos más relevantes de la visita papal”, como si hubiésemos vuelto al nacionalcatolicismo de golpe, así que le harán un somero seguimiento, a saber:

“la llegada a Barajas del Papa, estancia y audiencias en la Nunciatura, misa de seminaristas en la Almudena, visita al centro de discapacitados San Juan de Dios, Vigilia y misa de Cuatro Vientos (en alta definición), encuentro de voluntarios en el IFEMA y salida de Barajas.”

Esta es la España aconfesional, y lo que nos queda por aguantar, evangelización tras evangelización mientras se trata de silenciar los “derechos de opinión discrepantes” que son atacados como “perseguidores de la fe” y “laicistas agresivos“… ¡Nos falta una nueva inquisición para acabar con las opiniones contrarias! y entre tanto la cabra desfilando por Madrid para homenajear a Ratzinger.

La Iglesia del pensamiento único, que perdona con generosidad los pecados de los suyos e intenta sojuzgar a los demás, trata de recuperar al país que paseó a un dictador sangriento bajo palio, todavía esperamos que se disculpen por haber contribuido y apoyado activamente durante 40 años aquellos comportamientos políticos y “religiosos”  intolerables.

Que disfrute la jerarquía católica de tanto joven que después no pisa una iglesia más que para los cuatro actos sociales: bodas, bautizos, comuniones y funerales.

SER CATÓLIC@ ES GRATIS.

Ser católic@ es gratis pero nos sale tan caro, especialmente a l@s no católic@s, que deberíamos pensar si no está llegando la hora de poner a cada uno en su sitio; el/la católic@ es como el/la  amig@ gorrón que siempre sale contigo, toma lo mismo y otras veces más que tú pero jamás paga nada.

El Maestro Sampedro tiene muchos años de vida y mucha sabiduría, escucharlo es recobrar la sensatez, porque es la exposición de argumentos más válida que he oído en mucho tiempo.

Y seguimos con una Ley de libertad religiosa y una Constitución anacronicas que no reflejan la sociedad actual pero que no se cambian porque “nunca es el momento”, porque la izquierda teme perder un puñado de votos que  no son de ell@s, ni haciéndo el pino puente, y así crean un descontento entre much@s otr@s ciudadan@s que sí l@s votamos.

Ser católic@ es gratis pero ser ciudan@ es carísimo.

FE DE ERRATAS

Ni Salgado, ni Blanco ni Antonio Camacho juraron nada en la toma de posesión, prometieron por su conciencia y honor … pero el crucifijo estaba allí, imponiendo una fe  en un estado aconfesional.

Las cruzadas católicas se hacen ahora en los despachos y salones de la política que se manifiesta claramente  incapaz de respetar la Constitución y mantener alejados los símbolos religiosos de un ámbito que debiera ser por completo laico.

Ahora solo falta que la Iglesia católica se lleve la Constitución a sus altares y, entonces,  no debería causar sorpresa, aunque que la Iglesia se hiciera democrática ya sería pedir demasiado.

Quiz pro quo.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y VERDADES HISTÓRICAS

Los revisionistas sostienen que no existió holocausto, pero hasta hay fotografías de ello y cadáveres en fosas comunes.

Un revisionista siempre es un ser que exige que le dejen ejercer “su libertad de expresión” pero que monta en cólera cuando otros hacen lo mismo, es decir son los adalides de la libertad de expresión y los impositores de la verdad única.

Un experto historiador cuestiona hasta la última coma de lo que escribe, porque cualquier circunstancia puede modificar la visión de la parte de la historia que le ocupa y, además,  no siempre se disponen de todas las variables, pero dentro de todas estas hay una en especial que nunca debe entrar en su trabajo si no quiere que este pierda el rigor histórico que se espera de su cátedra, y esa es la variable emotiva.

Yo comprendo que Don Luis Suárez Fernández, medievalista, (sí, en esto de la historia lógicamente también hay especialidades), miémbro de la Real Academia de Historia, sostenga una historia de la que ha formado parte, como Presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos, que ha desarrollado toda su carrera académica en el franquismo (y ahora ya no ignoramos los privilegios de entonces en el medio académico)  y  vinculado a la Fundación Francisco Franco, lo que le permite ser de los pocos privilegiados que pueden acceder a la documentación que esta fundación posee, comprendo que su corazón le pueda y que además sea de los de “sostenella y no enmendalla”, por la gracia de dios y el caudillo de esta España una, grande y libre (de rojos y herejes) sobre la que sobrevuelan águilas imperiales, como él, que protegen la memoria de la más gloriosa etapa de la Historia de este país, incluso por encima de la de los Reyes Católicos. Por cierto, que es un hombre que no se priva de mostrar públicamente su desprecio por la democracia.

Don Luis tiene todo el derecho del mundo a escribir lo que le parezca, y pagárselo de su bolsillo, es más tiene todo el derecho a hacer lo que ha hecho, porque la responsabilidad de este asunto corresponde por completo a la Real Academia de la Historia, que obviando todos los procedimientos propios del estudio serio de la historia, y olvidando que la persona a la que ha encomendado la tarea carece de perspectiva crítica, no ha dudado en encargar a un ingeniero de caminos (medievalista)  la construcción de una central nuclear (historia contemporánea).

No es de recibo que una institución  que, el 21 de julio de 1999,  firmó un convenio con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para desarrollar un  Diccionario Biográfico Español, encargue a propagandistas la elaboración de parte de esas entradas, de hecho, esto es como si la Academia hubiese elegido a Goebels para hacer la biografía de Hitler.

PERDEDORES

Las expectativas, son tan hipnóticas,

tan convincentes, a veces,

que parecen milagros .

Las expectativas crecen

entre las rocas de la esperanza y la ilusión,

tanto que son espejismos.

Las expectativas son experimentos

que hacer con gaseosa,

en los que gastamos todas nuestras energías

y dilapidamos nuestra pólvora.

Las expectativas son obstáculos a una realidad

que queremos cambiar

y, al final, cambia justo como no esperábamos…

Y entonces, nos construimos otras nuevas,

para seguir perdiendo.