Archivo de la categoría: Cámara de los horrores

Los muertos no tienen lado bueno…

Hoy  serán las exequias de un vecino mío y no sería noticia que la parca se llevara a cualquier humano que yo conociera  pero, aparte de la evidente desgracia, este señor tuvo el macabro honor de ser retratado agonizante en una calle, donde un descerebrado con wassap no tuvo mejor idea que fotografiarlo y enviar la foto a un grupo de gente en menos que canta un gallo.

Fotografía del blog El retronauta.

No puedo más que sorprenderme de un hecho que merecería una reacción unánime de repulsa y , diría más, una denuncia en un juzgado.

Ya no puede uno morirse tranquilo sin que un imbécil con teléfono de última generación venga a sacarte una fotografía en ese trance, para alborozo de la parroquia que lo reenvía como si fuera una postal de París.

Yo no tengo wassap pero, si algún día decido tenerlo, ya aviso que de la muerte de mis vecinos prefiero enterarme por la tradicional esquela ; espero que el imbécil que inició este macabro envío, y aquellos que lo secundaron, sean más afortunados y  tengan una muerte digna, la que no dejaron que tuviera este pobre hombre; y que sus familias no tengan que enterarse de la desgracia de semejante modo.

Los sueños eróticos no tienen wasap ¡afortunadamente!

No soporto este rebrote de falsa moralidad que impera en España y esto viene a cuento del asunto de Olvido Hormigos y digo “asunto de” porque es una asunto estrictamente personal y  absolutamente natural; los juegos eróticos son cosas que no incumben a nadie más que a l@s implicad@s.

Entiendo que l@s feligreses de misa diaria se escandalicen de una grabación de una masturbación dedicada con amor a la pareja de un@, pero que se monte la que se ha montado en Los Yébenes (Toledo), un  lugar con 6 mil y pico habitantes es de película de Paco Martínez Soria.

No me creo yo que la mayoría de l@s habitantes de este pueblo sean tan cenutri@s como para creerse que, lo que ha hecho Olvido, es un escándalo y se va quedar ciega; y no lo creo porque confío en que la mayoría de sus habitantes vivan en el siglo XXI y l@s demás ¡que es den candela! que l@s pobres seguramente tienen una vida sexual reducida a un camisón con agujero procreativo.

Me alegra que Olvido se plantee retirar su dimisión y espero que los que piden su cese, y consideren que un “juego amoroso” es un asunto escabroso, se retiren a un monasterio y se azoten para no sentir la tentación de cometer acto tan “asqueroso y dañino” que les haría quedarse cieg@s… eso sí que no se olviden de pagar antes le “mueblé cerebral” donde se ven en secreto con sus querid@s para realizar sus sueños eróticos,  que afortunadamente  para ell@s esos mueblés mentales  ¡ no tienen wasap!

SILENCIO

Sabemos que cuando en un lugar se percibe un silencio opresivo este nos alerta o de una tormenta o de alguna amenaza de considerable magnitud.

Ese es el silencio que existe en determinados sectores de la sociedad española; y cuando el silencio grita lo hace desde lugares en los que, mientras atronaba la voz de la ciudadanía,  envejecía  latente esperando la oportunidad que parece haber llegado.

Pero nos están silenciando; el miedo, la inseguridad, la pérdida de derechos, todo aquello que considerábamos ya inmutable se está diluyendo en nuestras manos y en nuestras calles se están viendo cosas como en una pantalla en blanco y negro, aunque ahora sea roja y gualda.

Pero no son ellos los únicos que arrecian en sus consignas, no son solo ellos los que están consiguiendo que sus voces se alcen por encima de las de l@s demócratas, otros como ellos irrumpen en nuestras casas desde los púlpitos cubriendo a las mujeres, y a todo humano que se salga de sus dogmas, con el burka de la intolerancia y la dictadura de sus prejuicios.

La carta de ajuste del pensamiento único se ha establecido en las modernas TDT’s para adoctrinar y recuperar el tiempo perdido… y así rellenan las cloacas de viejos detritus putrefactos, rescriben la historia, se establecen en nuestras televisiones, se instalan en nuestras conversaciones y se hacen  altavoces ensordecedores que, cual apóstoles de la catástrofe, van recogiendo indignaciones, exaltando miedos y ganando adeptos.

Y así nos vamos quedando en silencio, hasta que la voz robada se muera y cuándo reaccionemos, cuando queramos gritar: ¡ya no me callo más! , entonces no tendremos lengua, ni espacio donde se propague nuestra voz; porque el silencio, cuando gana la partida insonoriza, aturde , crea vacío.

No me callo, aunque mi voz sea un murmullo en este tempestuoso mar de política incompasiva y mercados encarnados en depredadores de carne humana.

VIVIR DEMASIADO, (in time)

La fuente de la eterna juventud, tan buscada por la humanidad a lo largo de la historia, sería considerada hoy como una amenaza por los organismos económicos mundiales, la bomba atómica que caería sobre cualquier sistema  capitalista que se precie.

Lo ha dicho el Fondo Monetario Internacional (FMI) y quizá debieran empezar por ell@s mism@s, de hecho Christine Lagarde ya ha vivido demasiado ¿no?

La visión económica alejada del humanismo nos conducirá al colapso de nuestra civilización y, en vista de lo visto, que se produzca mejor antes que después, pero que empiece, a ser posible, por estos animales capitalistas que anteponen la economía a la vida.

Se me vino a la mente la película “In time” que cobra una dimensión diferente cuando  l@s representantes del FMI verbalizan estas cosas, les ha faltado bien poco para decir aquello de: 

"Los pobres deben morir..."

 

 

DERECHOS

La ciudadanía española confió en que el gobierno elegido defendería sus derechos, sin darse cuenta de que trataban de engañarlos (y lo consiguieron).

Y efectivamente es el Gobierno de los derechos:

La ciudadanía debe andar derecha y hacia la derecha, o ya están los antidisturbios para enderezarlos.

Los trabajadores y trabajadoras deben ponerse derechos, en fila de a uno y delante del látigo de los derechos omnipotentes de los empresarios.

La juventud aprende que aquellas historias que le contábamos, de correr delante de los grises, renacen con el derecho emanado de las urnas.

Y el PP afirma estar en su derecho de retroceder en el tiempo… han encontrado el agujero de gusano… ¡Y no hay dioses a los que encomendarse!

¡TAN CAMPSPANTE!

Dicen que la justicia es ciega, pero más bien creo yo que,  después de la sentencia de Camps y compañía, más bien está sorda como una tapia.

Los han declarado inocentes porque dicen que no se ha probado que hayan recibido regalos, y eso que en las escuchas telefónicas se habla de caviar y otros obsequios con absoluta claridad.

La justicia es ciega, sí, porque no verá las risas que se ha echado esta parroquia a nuestra  costa, de Costa a Camps todo es orégano y vamos perdiendo sentidos a pasos agigantados: no escuchamos las conversaciones, no vemos los bolsos, no tocamos los trajes intangibles pagados por nadie, no paladeamos los 100 gramos de caviar, pero oler, podemos oler todos… y huele a podrido.

COMPASIÓN MUTANTE

Me conmueve la sangre derramada
de un gato en una cuneta,
el pellejo del perro muerto en una carretera;
se me desagua el alma por cada boca vacía,
rellena de golosas  moscas no comestibles;
se me desgarra la piel con las miserias humanas…

Pero nunca me conmoverá nada de quien se ha pasado la vida
acomodada sobre tumbas ajenas y olvidadas,
nunca derramaré una lágrima por quien no ha visto miserias
pero ha sido un miserable poderoso;
jamás seré compasiva con quien no ha sabido de compasión,
con quien se ha hecho trajes tintados de democracia,
se ha rodeado de lujos de libertad cacique,
ha decorado sus paredes con identidades ajenas,
y ha hablado lenguas que despreciaba.

No me compadeceré  de los que,  cargados de éticas que imponer,
solo creían en los dioses que le eran propicios,
en ser dioses en tierras ajenas a golpes de firmas sangrientas.

Reniego de las palabras viejas a las que todo se les perdona;
¡Está dicho!
Las cronológicas siempre acaban siendo necrológicas,                                              no soy quién para perdonar pero elijo                                                                               no compadecerme cuando les llega la parca,
es mi derecho… que no roba vidas.

 

 

DROJHA EN EL COLACAO

No puedo con mi alma, ayer leía por ahí que la Casa Blanca había desmentido que Obama se hubiera teletransportado a Marte (lamentablemente, porque yo quiero hacerlo antes de morirme). Y hoy me encuentro en La Voz de Galicia que a un paisano pontevedrés le han vendido una lupa como “mecanismo” alargador de pene.

A este paso el periódico más serio del mundo acabará siendo El Mundo Today.

Me estoy volviendo loca o alguien me ha metido “drojha en el colacao” como a Tojeiro; y eso que yo no tomo colacao.

LA NO NOTICIA.

Cuando llegan estas fechas (sí, a finales de noviembre) se empiezan a adornar las calles y los “corazones” según cuentan en las películas americanas. Es tiempo de adviento y de historias conmovedoras: Chencho se pierde en la Plaza Mayor, Clarence encuentra sus alas después de salvar a George Bailey y la Cerillera de Andersen deja su vida tirada en una fría calle, junto a una esquina decorada con elegantes casas.

Son historias de cine y de cuentos tristes, pero nuestras calles asfaltadas, donde ya no hay vendedoras de fósforos, alguna noche se vuelve a empedrar de gélidas losas antiguas y de muerte, mientras otros pasean por sus caldeadas casas en mangas de camisa.

Los portales y los cajeros automáticos se nos llenan de sacos de dormir que esperan  vaciarse para dejar hueco a otro inquilino perdido, son las nuevas esquinas donde se esconde la miseria avergonzada.

Ha sucedido otra vez, sí en 2011, el  portal del número 48 de la calle comercial de San Andrés, en A Coruña; un hombre no muy alto, de pelo negro y de unos sesenta años de edad ha dejado libre el saco de dormir azul que dio mal cobijo a sus huesos, ahora ya congelados.

No sabemos quién era y mañana nadie recordará, excepto los vecinos del inmueble, que se dejó la vida a la puerta de una vivienda con calefacción central.

Y todavía hay quien piensa que debemos renunciar a la protección social.

LAS ZAPATILLAS ROJAS

Nacemos descalz@s y morimos descalz@s, pero hay otr@s que viven descalz@s; descalz@s por humildad, descalz@s por pobreza, descalz@s de convicciones…

Porque la humanidad es más humana descalza, escuchando el latido del planeta, soportando las inclemencias… nos descalzamos para soñar, para relajarnos; nos descalzamos ante quien merece nuestro amor…

Todos en algún momento nos calzamos de desprecio, de frontera, hasta nos calzamos sombreros de orgullo.

Y algunos calzan zapatos rojos, regalados, del maestro artesano  Adriano Stefanelli, a medida, para que no le rocen, para presumir que el mundo está para pisar y olvidar que morirá descalzo como otros mueren ahora; es como la bailarina de las zapatillas rojas, perdida en una danza eterna, consecuencia de los deseos de ser una estrella pagada de orgullo y vanidad.

Quizás llegue el día en que desee que le amputen los pies para dejar de bailar… quizá sea mejor tener pies de madera, y simplemente caminar descalzo por el mundo, aunque el suelo arda y sepulte muertos.

Que duerma si puede… porque a mi me cuesta calzarme por las mañanas.