Archivo de la categoría: Burradas mías

PERIODISTOS

Yo no soy periodista porque dicen algunos licenciados en ciencias de la información que yo no tengo carrera académica y que la carrera profesional no sirve. Y la verdad leyendo algunas cosas de periodistas titulados, y profesionalmente bien posicionados, me digo que “afortunadamente” no lo soy.

Cierto es que periodistos no hay muchos; periodistos son aquellos que quisieran tener el poder de un político, pero no la desventaja de que se les ponga en cuestión. Periodisto es el que alaba la discrepancia, mientras cruje a los que discrepan con ellos; periodistos son los navajeros de la palabra, los dictadores de los medios que gracias a su posición profesional usan el medio para sus vendettas personales y las de sus intereses particulares.

Puede que suceda también a nivel nacional, pero los periodistos proliferan en “provincias”, bueno, más que en provincias en “aldeas” con “delegación”, y entonces sus venganzas son dignas de aparecer en alguna obra de Pedro Muñoz Seca, sobre todo porque su afán de protagonismo les hacen exhibir los ripios de sus tripas familiares, las rimas de sus lágrimas de amor, la asincronía de sus odios más intensos, sus filias descarnadas y sus sangrientas fobias escupidas en papel impreso.

Suelen acusar a los demás de ser resentidos, de revanchismo, y de mil comportamientos ignominiosos, sin darse cuenta de que su viga es más grande y pesada y, aún así, no dudan en entrar en las miserias ajenas como caballo desbocado sin percatarse de que lo lamentable no es que un amigo tenga que darte de comer un día, sino que, lo realmente lamentable, es que el amigo, pasados los años, presuma de haberlo hecho para insultarte y que venga un juntaletras a hacer pública la  supuesta miseria.

Y lo que es peor,  de todo esto, es que nadie está libre de necesitar  el plato de comida de un amigo o de un familiar, porque la comida no es prescindible, pero sí que se puede prescindir de las influencias y del poder; y lo que no nos cuentan estos es que, efectivamente, las influencias y el poder son el plato de comida necesario para algunos periodistos y petimetres que aspiran a ser algo en su anodina vida, y que se quedan en simples seres despreciables que no saben lo que es pasar penurias porque mientras no ganaron un sueldo, siempre tuvieron a alguien que les ponía un plato en la mesa.

Claro que hablo de un periodisto en concreto pero no voy a darle el gusto de hacerle publicidad, aunque no me callo porque la cosa no vaya conmigo, quizá, porque mañana pueda ser yo, o cualquiera,  la diana del veneno y, además, no tengo porque callarme porque al contrario del periodisto, que usa su trabajo contra los demás, yo prefiero usar mi bitácora, que es mía, para respaldar a quien (como en este caso) yo considere oportuno. Sé que además este espécimen es tan sumamente ególatra que se dará por aludido en petit comité, aunque no públicamente, y arremeterá con la misma falta de argumentos que le es habitual, permaneciendo agazapado a cierta distancia como la hiena que aguarda a que los leones y los buitres acaben su trabajo.

Si esta es la prensa, ¡que pena de prensa!


Anuncios

LEYES DE HUMO

Responsabilizo al Partido Popular de la falta de respeto que la gente está acostumbrándose a tener a las leyes de este país; y lo digo porque son ellos quienes las cuestionan sistematicamente y si pueden impedir su aplicación, lo hacen sin decoro alguno.

Yo, por simplificar, creo que esta es la causa de que ciertos colectivos se declaren en rebeldía y digan públicamente que se van a pasar por el forro de los congojos aquella ley que sencillamente no le gusta o no le conviene. Esto es como si el ladrón de bancos avisa que pretende asaltar una sucursal y que,  por su bien, más les vale que tengan  la pasta o le pegan un tiro al personal de responsabilidad que encuentren en la oficina.

Esto viene al caso por que unos energúmenos, a través de su representante, que no es otro que el Presidente de la Federación Española de hostelería, han decidido retar al Gobierno o mejor dicho a las leyes de este país y anuncian (con un par) que se van a saltar a la torera la entrada en vigor, el próximo primero de enero, de la ley del tabaco, con lo cual en sus establecimientos un@s podrán echarse unos pitillos y l@s demás fumar en pipa.

Pues ¡muy bien! ellos decidirán que se  pasan la norma por el forro y yo seré una ciudadana con muy mala baba, que en cuanto entre en una cafetería , bar u otro establecimiento hotelero que permita fumar a cualquiera a mi lado, también advierto que directamente me voy al juzgado y los denuncio… y como tengo muy mala milk, repetiré mi visita cada jornada para que salga el asunto  a denuncia diaria, mismamente como si fuera de la SGAE … si no cierra por ausencia de clientela, quizá tenga que cerrar por las multas que le caigan gracias a la clientela respondona.

Algunos no tienen medida y lo que es peor se creen que pueden hacer lo que les sale del copón del Soberano.

PERVERSIDAD

A partir de ahora ya  saben que si ven ustedes a una niña de 13 años desnuda y llorando en una calle pueden cogerla entre varios, meterle un pene en la boca, manosearla y no prestarle ayuda; que si se escapa y los demanda tienen la posibilidad de recurrir la denuncia y unos señores, muy simpáticos, del Tribunal Supremo es posible que le reduzcan la condena, de 12 a 5 años y de 7 a tres, siempre que ustedes  puedan mostrar una personalidad similar a la de este paisano de Pontecesures. Es decir, si la «personalidad del reo no denota una especial perversidad», entonces les da patente de corso para hacer semejantes barbaridades.

Perverso según el diccionario de la RAE, es :
1.  adj. Sumamente malo, que causa daño 
intencionadamente. U. t. c. s.
 2.  adj. Que corrompe las costumbres 
o el orden y estado habitual de las cosas.

Viendo las definiciones, entiendo claramente que los Jueces Juan Saavedra Ruiz, Joaquín Giménez García, José Manuel Maza Martín, Alberto Jorge Barreiro y José Antonio Martín Pallín (como ponente) han aplicado la primera acepción en su sentencia.

Y yo no puedo evitar pensar que los señores magistrados, presuntamente, se ajustan perfectamente a la segunda acepción del término perverso, porque creo que  si el trato que recibió esa niña no era mal intencionado, ni es malo de facto,  las mujeres ya podemos dejar denunciar hechos de estas características porque la culpa es nuestra por “vestirnos o desvestirnos como putas” y somos la Lilit perversa de la Biblia.

Dicen que la justicia es ciega, pero me parece que lo suyo no es  una discapacidad física sino que, en ocasiones, parece más  una minusvalía de sentido común que sirve para tapar sus vergüenzas y no mirar a la cara a sus víctimas.

PICASSO Y FEIJÓO

Siempre cuento la anécdota del locutor de deportes que para quedar bien con los espectadores/as de un partido de fútbol soltó la barbaridad aquella de: “A los árbitros no hay que pegarles, pero algunos lo merecen.”

Pues en estas me encuentro, nada más y nada menos, que con el Presidente de la Xunta de Galicia, al que no se le debe  pegar, pero merece una en la boca para evitar que salgan de ella más barbaridades como esta:

Galicia se muere de vergüenza con la falta de cultura de sus políticos, todos recordamos la cantante gallega Carmiña Burana de un Conselleiro de Cultura o el reciente Desván de los monjes, pero claro el Presidente quiere subir el nivel y cambiar el origen del insigne pintor trasladándolo de su Málaga natal a la tierra catalana, podría habérselo traído a Galicia y hacerlo, por poner un caso, compostelano, pero en estas circunstancias el mejor sin duda era Cataluña, ya que si no sería imposible aprovechar  la ocasión para criticar algo que le desagrada: prohibir (la excepción es el gallego).

Muerte de un torero. Picasso

Y puest@s a elucubrar y como también hay arte y pinturas sobre fusilamientos, secuestros de mujeres, canibalismo (tradicional costumbre de algunos lugares del mundo), asesinatos… quizá entonces deberíamos conservarlos ¿o no?

Bueno, no sé yo, pero estos días me he imaginado a muchos políticos, puro en ristre,  sentados en el tendido de sombra de cualquier plaza de toros… no me gusta que a los toros te pongas la minifaldaaaaaaaaa … venga más tópicos convertidos en “tradiciones”.

¡Para habernos matado!

EN NOMBRE DE DIOS … DE UN DIOS PERVERSO.

Yo pensé que estas cosas no pasaban pero enterarme que todavía hay “maridos” que consideran el sexo una “obligación matrimonial”  ha sido toda una sorpresa.

Se ve que la autoridad sobre su cónyuge emana del mismo DIOS TODOPODEROSO. Vamos que su santo dios los autoriza a hostiar a su mujer cuando esta no obedece, como ser inferior que es, y por supuesto puede violarla porque es de su propiedad … seguramente al querido o querida que tienen fuera de su santo hogar no le exigirá las mismas obligaciones y no me extrañaría que se sometiera gustoso a cualquier tipo de exigencia, después de haberse pasado ocho parroquias con su santa… que para eso se la dio un cura.

AMEN

Y … 52 años de cárcel es poca cosa si no hay tacos de jabón en el suelo y  jueces que lo entreguen en propiedad a sus futuros compañeros de ducha.

Su dios le conceda un buen taco de jabón carcelario…