ESTRATEGIA DEL DESPISTE

Yo me lo guiso, yo me lo como…

Lo único que el Gobierno actual de España ha hecho excepcionalmente bien, hasta ahora, es lanzar balones fuera, ejercer de Casillas y presumir de ello.

Ante la ausencia de argumentos para los recortes se buscaron una cabeza de turco que despierta grandes envidas entre una población que tiene serios problemas de desempleo: el funcionariado.

Fomentar el odio contra quien está en una posición económica mejor que la tuya es bien sencillo, sobre todo porque nadie , que no pertenezca al funcionariado o sea parte de la familia o amistades , desconoce que su situación laboral, siendo mejor que la de la generalidad, ha sido atacada sistemáticamente.

En época de bonanza (en 15 años) much@s de ell@s tuvieron sus sueldos congelados hasta siete años; entre tanto, sus jefes (de libre designación) se han dedicado a rascarse las narices y culpar de su poca laboriosidad a sus subordinados, de manera que cada vez que algo malo pasa, los gobiernos autonómicos y nacional gritan, al unísono, como Pedro, pero en lugar de lobo, dicen ¡funcionariooooo!

Las asignaciones de los grupos parlamentarios en esos años de congelación salarial siguieron subiendo, las prebendas y beneficios a los parlamentarios (teléfonos de última generación,  conexión a internet gratis, PC portátiles último modelo y esta legislatura ya una tablet, además de otras más relevantes pero menos llamativos: como los beneficios para los jefecillos designados a dedo en la función pública.)

No son l@s funcionari@s de a pie los que no trabajan , ni los que tienen grandes beneficios, sino los numerosísimos funcionarios que son nombrados a dedo para jefaturas, subjefaturas de jefaturas y demás mandos intermedios que son los que luego creen que el/la funcionari@ común hace lo mismo que ell@s en horas de trabajo: ir de compras , leer periódicos o quedarse tan ricamente en casa en cuanto no hay supervisión… además de omitir su labor de control sobre los funcionari@s que no cumplen con su trabajo.

Es a est@s a l@s que deberían recortar privilegios porque recuerdo que para más inri, en cuanto son destituidos, el plus y complementos por haber ejercido la jefatura se los quedan para siempre jamás.

Por otra parte, otr@s funcionari@s privilegiad@s son aquell@s que dedicándose a la política (ocho años en Galicia), retornan a su puesto de trabajo con la pensión máxima garantizada en su jubilación. Curiosamente estos aprueban después los recortes a sus compañer@s.

Pero a lo que iba, una vez despertada la jauría que late en toda sociedad esta arremeterá siempre que se agiten los despojos de la carne exhibida.

No acabo de adivinar como la ciudadanía no se pregunta en qué nos beneficia el aumento de la jornada laboral de l@s trabajadores/as public@s, sino quizá en que en algunos puestos (escasísimos) se podrá reducir un lugar de trabajo, pero en el resto no se ahorrará ni un euro… y como aquello de: “yo tuerto con tal de que tu ciego”, está de moda la mayoría de la gente se sentirá feliz porque a otros trabajadores como ell@s los crujan, pensando ¡ingénu@s! que así se salvarán ell@s de la quema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s