Dos mil doce

Puede que haga mucho frío ahí fuera,

que parezca que no hay horizonte

donde descansar la belleza del día agonizante;

es posible que nadie llame a tu puerta

cuando la casa suena a vacío,

que nadie te llame para calentarte las manos.

Puede que la lluvia no haga crecer ya nada,

y que el sol se declare en huelga,

puede que el mar solo quiera agredirte

y la tierra abrirse a tus pies.

Pero aunque todo parezca estar contra nosotros

¡no lo dudes! mañana será otro día

y la única gran novedad será que hay que avanzar,

meditar más, amar a espuertas,

reir en cascada, llorar cuando toca

y frotar de la piel la tristeza que nos contamina.

No te dejes, no abandones, que no te venzan

y espera que empiece el nuevo día,

el nuevo año que haremos hora a semana,

semana a mes, día tras día…

¡Feliz año 2012!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s