INTERPRETACIONES FAVORABLES

Durante años el voto emigrante ha sido la gallina de los huevos de oro para algunos partidos; el censo de residentes ausentes estaba plagado de españoles centenarios (algunos de más de ciento diez años) tan responsables que jamás fallaban en la cita electoral.

El cachondeo era tal que se decidió, no sin conflictos, que había que modificar la Ley Electoral para evitar el abuso ejerciendo un mayor control en la solicitud del voto por correo, de modo que el solicitante debería realizar los trámites de modo individual y personal.

El procedimiento de voto por correo está meridianamente claro, yo sin ir más lejos lo ejercí las pasadas elecciones y me tuve que pasar dos veces PERSONALMENTE por la oficina de correos con el DNI tatuado en la frente para solicitar mi voto; pero los emigrantes, podrán solicitar este hasta mediante «colectivos familiares o similares» ¿similares? así que volvemos a las andadas con el voto del CERA, ¿dónde quedan las garantías de que el voto sea personal y secreto y no venga ya condicionado de origen? ¿similares? ¿los de la comunidad de propietarios formamos un colectivo familiar? ¿los compañeros del club de la cerveza somos un colectivo similar al familiar?

Dice la Junta Electoral Central, que ha sido la que ha hecho una interpretación tan flexible de la ley, que se trata de garantizar el derecho al sufragio de tal manera que zutanito puede acercarse a la oficina del censo provincial con las fotocopias de los DNIs de sus familiares residentes en el extranjero  y pedir que todos ellos sean incluidos como electores en las generales y se le reenvíen las papeletas y la documentación necesaria para votar, sin saber con certeza si estos presuntos emisores de voto lo quieren así, o si estas “garantías de voto”  caerán en manos de cualquier “asociación benéfica”  o familiar que “ayude desinteresadamente al votante” (¿o será a algún partido?).

Todo control sobre las solicitudes del voto por correo desde el extranjero se limita a que estas  “hayan sido recibidas por correo postal en un mismo sobre y en las que no existan indicios de una gestión colectiva del voto por terceros”, ¿me gustaría saber cómo van a saber si eso sucede ¿pondrán a Aramís Fuster delante de las sacas con una bola de cristal?

Se justifica la JEC diciendo que el derecho a sufragio debe facilitarse con interpretaciones favorables de la ley ya que considera que esta solicitud de voto no es propiamente “votar” sino un paso previo, añado yo un paso previo imprescindible y donde se comprueban dos cosas: que uno está en el Censo  y que es quien dice ser (ambas obligatorias para el resto de l@s españoles/as o cuando se presenta en la mesa electoral o cuando solicita ejercer su derecho al voto en una oficina de correos.

Soy de la opinión de que uno debe votar donde reside y no de donde procede, pero mientras no se consigue esto todo control sobre el voto de residentes ausentes es poco o, por lo menos, debe de ser igual de garantista que la solicitud de voto por correo que solicite cualquiera otra persona que resida en este país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s