PARAÍSOS PERDIDOS

Foto de Pedro Maia

Hasta los paraísos más hermosos tienen sangre que derramar. El terror entra por los resquicios de la felicidad, los descontentos de la locura, los radicalismos de los odios y hasta a través de los amores desmesurados a los dioses.

Pero, morir prematuramente es una tragedia insuperable, morir colectivamente, morir ahogado en si mismo, o en la baba sangrienta de un demente, es morir más sol@ todavía.

Noruega se ha despertado con el terror del “nada pasa” recién amputado,  arrancado de cuajo de sus puertas; con la inocencia del pacífico pisoteado. Y ahora tendrán que aprender que cuando un@ pierde el paraíso, nada de lo que les rodea les es conocido, que tendrán que aprender a controlar su miedo y sobre todo a saber que el monstruo que tod@s llevamos dentro también habita en su interior.

Y, sin tránsito, otr@s se mueren lentamente, copa a copa, gramo a gramo, hasta que su última nota se vacía en clave de sol, desparramada por la moqueta.

¡Pobre Amy, es tan triste desafinar la última nota de la vida!

Muchas madrugadas nos despertamos sol@s ¡y parece triste! pero, lo realmente triste, es que tod@s nos morimos sol@s, hasta la música,  hasta las ideas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s