PERIODISTOS

Yo no soy periodista porque dicen algunos licenciados en ciencias de la información que yo no tengo carrera académica y que la carrera profesional no sirve. Y la verdad leyendo algunas cosas de periodistas titulados, y profesionalmente bien posicionados, me digo que “afortunadamente” no lo soy.

Cierto es que periodistos no hay muchos; periodistos son aquellos que quisieran tener el poder de un político, pero no la desventaja de que se les ponga en cuestión. Periodisto es el que alaba la discrepancia, mientras cruje a los que discrepan con ellos; periodistos son los navajeros de la palabra, los dictadores de los medios que gracias a su posición profesional usan el medio para sus vendettas personales y las de sus intereses particulares.

Puede que suceda también a nivel nacional, pero los periodistos proliferan en “provincias”, bueno, más que en provincias en “aldeas” con “delegación”, y entonces sus venganzas son dignas de aparecer en alguna obra de Pedro Muñoz Seca, sobre todo porque su afán de protagonismo les hacen exhibir los ripios de sus tripas familiares, las rimas de sus lágrimas de amor, la asincronía de sus odios más intensos, sus filias descarnadas y sus sangrientas fobias escupidas en papel impreso.

Suelen acusar a los demás de ser resentidos, de revanchismo, y de mil comportamientos ignominiosos, sin darse cuenta de que su viga es más grande y pesada y, aún así, no dudan en entrar en las miserias ajenas como caballo desbocado sin percatarse de que lo lamentable no es que un amigo tenga que darte de comer un día, sino que, lo realmente lamentable, es que el amigo, pasados los años, presuma de haberlo hecho para insultarte y que venga un juntaletras a hacer pública la  supuesta miseria.

Y lo que es peor,  de todo esto, es que nadie está libre de necesitar  el plato de comida de un amigo o de un familiar, porque la comida no es prescindible, pero sí que se puede prescindir de las influencias y del poder; y lo que no nos cuentan estos es que, efectivamente, las influencias y el poder son el plato de comida necesario para algunos periodistos y petimetres que aspiran a ser algo en su anodina vida, y que se quedan en simples seres despreciables que no saben lo que es pasar penurias porque mientras no ganaron un sueldo, siempre tuvieron a alguien que les ponía un plato en la mesa.

Claro que hablo de un periodisto en concreto pero no voy a darle el gusto de hacerle publicidad, aunque no me callo porque la cosa no vaya conmigo, quizá, porque mañana pueda ser yo, o cualquiera,  la diana del veneno y, además, no tengo porque callarme porque al contrario del periodisto, que usa su trabajo contra los demás, yo prefiero usar mi bitácora, que es mía, para respaldar a quien (como en este caso) yo considere oportuno. Sé que además este espécimen es tan sumamente ególatra que se dará por aludido en petit comité, aunque no públicamente, y arremeterá con la misma falta de argumentos que le es habitual, permaneciendo agazapado a cierta distancia como la hiena que aguarda a que los leones y los buitres acaben su trabajo.

Si esta es la prensa, ¡que pena de prensa!


2 Respuestas a “PERIODISTOS

  1. Buenisimo Andrea, en la forma y en el fondo, escribes muy bien y dices verdades como puños. Te deseo lo mejor

    • Ya sabes, Sandra, que no hay verdades absolutas,pero también tenemos el derecho a opinar sin que nos lo recriminen ¿a qué sí? Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s