ESCATOLOGÍA POLÍTICA

Acabaré siendo forense a base de leerme las tripas de la política; o si acaso pocera en las cloacas de los partidos supuestamente democráticos.

Porque las tripas políticas últimamente se retuercen preñadas de obscenas heces y ya nadie se escandaliza de que un vómito brabucón y una disentería  sin ética cubran las vergüenzas de algunos elementos que, como pitones, nadan en un baño de guano de murciélago.

Estoy enferma, sí, enferma de los nauseabundos olores procedentes de la política española.

Empiezo a tener las tripas sensibles….

 

Espectador y firmante en la escenificación de la indecencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s