Archivo mensual: enero 2011

TABLA DE MULTIPLICAR

Alejandro se acostaba pronto, porque trabajar en los talleres de Renfe era duro. Alejandro se levantaba temprano porque a las seis de la mañana sonaba la sirena de los talleres llamando al inicio de una jornada más. Pero nunca, fuera invierno o verano, cada noche dejó de sentar a los tres nietecitos, que vivíamos en su casa por culpa de la emigración, al pie de su cama. No nos contaba historias de la guerra civil, ni del hambre que pasó, nos hacía sentar para cantar, del derecho y del revés, la tabla de multiplicar. La del número siete era la más difícil:

Alejandro luchó para que supiéramos de números. Dijo que tendríamos que aprender a hacer las cuentas de casa y a resolver complicados cálculos aritméticos. Pero el abuelo nunca descubrió la máquina calculadora que llevábamos escondida en el bolsillo. Tampoco supo que la informática haría maravillas con el tiempo.

Mientras Alejandro baila en el Centro de la tercera edad, los nietos introducimos los gastos e ingresos en el ordenador, y gracias al programa “Contawin“, hemos llegado a ser unos perfectos analfabetos en matemáticas.

Avergonzado estaría de ver como sumamos para multiplicar o como movemos los dedos para calcular el total de la compra hecha en el súper, porque la calculadora del carrito está averiada.

Diez por diez, cien. Esta sí que es sencilla. La vida que Alejandro llevó, era la tabla del siete. Por lo menos, ahora, ya canta la del diez.

A mi abuelo Alejandro, nunca te olvidaré.

CAMBIO DE AIRES

Necesito elegir unos nuevos zapatos y sacarlos a pasear, cambiar de caminos dejar que los pies se me acostumbren a otros suelos.

Así que he tomado la cámara de fotos nueva y me he ido a probarla: primero el macro, aprovechando que empiezan a florecer las orquídeas…

Y después me decidí por la casa que pronto desaparecerá del paisaje de mi terraza… es lo que tienen las grúas, que se comen las vistas de los demás.

Preparé las maletas y recogí a Stabri para que el viaje fuera diferente…

Y ahora estoy impaciente como garza con ala quebrada, esperando poder volar de nuevo.

Aún no me he ido y ya estoy a punto de volver….

 

CRÓNICAS PREMONITORIAS

El deseo de cualquier medio de comunicación es disponer de la noticia antes que nadie. La primicia tiene un gran valor.

Y contra todo pronóstico y por primera vez en la historia se ha dado ya “la noticia antes de que se produjera”.

EL PSOE de mi pueblo está pasando una situación que de no ser dramática sería patética. El 22 de diciembre pasado se proclamó candidato a la alcaldía y en el día de ayer el candidato dimite por problemas de salud y por que un periódico “publica su dimisión”.


No quiero yo  que se piense que esta situación surrealista me la he inventado yo, ¡no!  es la justificación que dan los dirigentes del partido  sin pudor alguno.

 

No dudo que el candidato pase por un momento delicado de su salud, del que por cierto espero que se recupere pronto y satisfactoriamente, pero esta es la tercera ocasión en la que dimite por el mismo motivo; quizá él se viera con fuerzas y después no pudo con el peso de la responsabilidad y  ahora debe de asumir las consecuencias, aunque yo no dudo ni un segundo de que la absoluta responsabilidad política de este asunto recae por completo en quienes, conociendo los antecedentes, lo designaron candidato igual y ahora pretenden culpar a un periódico de ser “agoreros”,  por tener una fuentes más que fiables.

En esta ocasión en la agrupación de Vilagarcía , l@s militantes esperan  que la culpa no sea del chachachá , como siempre.


OTRO LADRILLO EN EL MURO

Puede ser cierto que el sistema educativo español no esté a la altura de las circunstancias y la formación, no solo académica sino también cívica, del alumnado deja mucho que desear.

Desde que el profesorado dejo de denominarse  “Don o Doña” y se simplificó a “Profe”  han pasado muchas cosas; quizás , la primera de ellas, el tránsito de “Paterfamilias cinturón en mano”,  al colega con el que se  comparte techo, suelta pasta y dice amén a su descendencia.

¿Esto que cuento es real? pues no, en ambos casos hay término medio.

¿Todo el alumnado de los centros gallegos son unos vándalos? ¿Son todos unos incivilizados con ganas de crujir a sus compañer@s y profesor@s? ¿Son la escoria a la que disciplinar? ¿o estos casos son la excepción?

Bien, yo creo que son excepciones que obviamente necesitan una respuesta adecuada, pero ¿es una respuesta adecuada convertir al profesorado en juec@s supremos? pues no me parece adecuado castigar a la mayoría con disciplina extrema porque haya un grupillo de indisciplinados.

El estereotipo de educación británica no es la solución, tampoco lo es esta en la que el profesorado es un cero a la izquierda.

Es cierto que es necesario que se les dé autoridad en el aula, ¿pero hasta el extremo de que lo que diga un/a docente tendrá presunción de veracidad ante cualquier padre, madre o alumn@? Ya estamos creando élites y eso no es buena cosa, entre otras cosas porque conozco casos en los que el profesorado, al que generalmente le sobra corporativismo, se unen en jauría (también se ha visto en casos de padres/madres).

Quizá la mesura sería mejor que sacar los tanques a las aulas y volver a tiempos pasados, en los que se trataba de crear mentes uniformes, con criterios únicos.

Pero la cosa no acaba aquí,  cuando yo era niña (tengo 47años) se me iban los ojos detrás del afortunado alumnado de los colegios públicos, ellas podían ponerse los vaqueros que yo solo podía usar en vacaciones o festivos; una vez que llegaba el buen tiempo, ellas podían ponerse vestidos de falditas por encima de la rodilla y mangas sisas o de asitas y yo tenía que llevar aquella horrible falda gris bien  larga por debajo de las rodillas y la blusita blanca; yo era una niña de mi tiempo, pero a tiempo parcial porque todo aquello que significaba “modernidad” olía a pecado.

El argumento de entonces era que el uniforme evitaba diferencias  “de clase social” y,  la verdad, era que se notaban exactamente igual o incluso más,  porque no me dirán ustedes que no hay diferencia entre un tergal y una lana.

A mí no me agradan los atuendos de much@s jóvenes pero me pregunto que relevancia tienen y además ¿qué tiene que ver el respeto con el modo de vestir?

La uniformidad, la lengua a usar en el aula y otras muchas cosas del mundo educativo, cree el Presidente de la Xunta de Galicia que deben  ser sometidas a consulta, vinculante o no, y que deben de ser las familias quienes pongan límites en el atuendo dentro del centro educativo (pudiendo desatar ramalazos y prejuicios varios).

Nos conducimos por una senda de retroceso al autoritarismo que me agrada poco, sobre todo porque los que proponen estas medidas son los que luego hablan de “prohibido prohibir” mientras se oponen a Educación para la ciudadanía, y hablan de libertades individuales” cuando alguien trata de legislar sobre un hábito nocivo para la salud y para las arcas de la seguridad social.

Son contradicciones que levantan otro ladrillo en el muro de la incongruencia política del PP.

EL PATIO DE MI CASA

 

Foto donada por Manuel Morales al Blog "O Faiado da memoria"

No acabo de entender a la nueva “casta política”, esa que cuando obtiene el poder de representar al pueblo se erige en el padre supremo, protector y sobre todo tutor de la cosa pública, olvidando que son simples custodios.

Esto viene a cuento porque recientemente la ciudadanía de mi pueblo se organizó después de mucho tiempo para frenar el disparate  de una persona que se considera por encima del bien y del mal, autoridad suprema de temas que competen a todo el pueblo y que no acepta con humidad ni una sugerencia.

Tuvimos que organizarnos porque desaparecían unos espacios de nuestra memoria , ya deteriorados por el tiempo y el descuido de las autoridades y no gustó demasiado.

El dislate ha llegado a tal extremo que el político en cuestión ha decidido, ante la ausencia de otros argumentos, que una vez dimitido de su cargo podía arremeter contra la comisión ciudadana de mala manera y, desde una falsa dignidad y autoridad moral de las que carece,  acusarnos de estar politizados y ser unos “ignorantes” resistentes al avance de la modernidad; además de compararse, ¡ni más ni menos! que con Churchill, Azaña y Goya!

Como yo no soy nadie para dar lecciones a nadie, que sean los personajes históricos, con los que se identifica, los que le manden un recadito desde el Olimpo:

“Las actitudes son más importantes que las aptitudes.” Churchill

“El sueño de la razón produce monstruos. Goya

La vida ofrece a cada criatura su copa de amargura.”
Manuel Azaña