OBJECIONES DE CONCIENCIA

La objeción de conciencia nació como respuesta a aquellas acciones que nos obligaban a realizar en contra de nuestra “voluntad” o nuestra “ética”; inicialmente vinculada a la “mili obligatoria” se ha extendido como una plaga transformándose en  una disculpa perfecta para no ejercer nuestra obligación e incluso convertirnos en censores de la opinión diferente.

Comenzaron los médicos a negarse a practicar abortos terapéuticos, cuando el aborto es una práctica médica, y llegan ahora las imprentas que “secuestran” aquellos trabajos que les disgustan.

Me refiero, en concreto, a la Imprenta Jiménez Godoy de Murcia que firma un contrato para la publicación de la revista gallega Retranca y, cuando el contenido de esta “es contrario a sus convicciones morales”, entonces se cree con derecho a secuestrarla; cosa que  en España solo puede hacer un juez.

Recordarles a los propietarios de la imprenta que la figura de “EL CENSOR”  murió con Franco.

De camuflaje para quemar libertades...

En breve las farmacias no dispensarán analgésicos porque las convicciones morales del/a farmacéutica consideran que el dolor fortalece el alma o , en un hospital público, un/a médic@ testigo de Jehová se negará a realizar transfusiones y trasplantes … va a  resultar un “sinvivir”, tendremos que negociar todas nuestras decisiones que precisen la colaboración de otro: si a la fontanera que viene a remodelar el baño no le parece oportuno ponernos una bañera, ejercerá su derecho de objetora y nos dejará una ducha;  si el panadero cree que tenemos sobrepeso nos obligará a comer pan integral, porque su “conciencia” le impide contribuir a nuestra mala salud y así hasta el infinito.

Lo que deben empezar a plantearse, est@s represores/as, es en elegir una profesión que “sus convicciones morales” le permitan ejercer: la jardinería, la marquetería, fontanería o la cunicultura por ejemplo, donde ningun@ de ell@s podrá tomar decisión alguna por otr@.

El absurdo de la imposición de las creencias propias está sustituyendo lo que antes era una herramienta de libertad.

Mi solidaridad con la revista Retranca.

 

2 Respuestas a “OBJECIONES DE CONCIENCIA

  1. ¿Pero de qué vas? A los médicos se les enseña a SALVAR VIDAS no a eliminarlas como es el aborto, ¿quién eres tú para decidir lo que tiene o no tiene que hacer un médico? Vuestro principal argumento a favor del aborto es que nadie puede obligar a una mujer a tener un niño… pero eso si a un médico si se le puede obligar a matar a un ser humano… HIPOCRESÍA NO GRACIAS

    Xiabre.- El aborto no es eliminar vida alguna, de hecho hay una discrepancia seria en considerarla como tal por parte de los propios científicos. Por lo tanto, para mí las esporas, los óvulos fecundados y similares no son vida. Como esto es opinable, hablemos ahora de los derechos de la mujer: ¡LA GESTIÓN DE MI CUERPO ES MÍA! punto indiscutible… tu hablas de ser humano yo hablo de cigoto que no es lo mismo, la mujer es mujer y decide por si misma, el médico sobre su cuerpo que decida lo que quiera y sobre el cuerpo de los demás que haga su trabajo e insisto si no puede por un conflicto MORAL (ojo, moral, no de otro tipo) entonces que se dedique a criar conejos o cultivar tomates ya que ni tomates, ni conejos decidiran nada sobre como criarlos o cultivarlos.
    Nadie obliga a nadie a abortar, no abortes si tu moral no lo permite, no es un delito y tu no eres nadie para decidir por los demás.

    Tu afirmación de que es un “ser humano” es indemostrable y por tanto cuestionable, te recuerdo que entodo caso es la Iglesia católica es la incoherente que por no considerar no consideró, hasta hace relativamente poco, a las mujeres como personas.

    Insisto si no puedes hacer determinadas cosas inherentes a tu labor profesional dedicate a otra cosa.

  2. Quien habla de hipocresia???, hipocresia es la de los miembros de la Curia Romana que con su cuento de los mandamientos de la Santa Madre Iglesia pretenden subyugarnos para que continuemos temerosos del fuego eterno y asi poder ellos vivir como Dios a costa del Pueblo. Parece menntira que en el siglo 21 todavia estemos con esas fantochadas, afortunadamente los tiempos de la Inquisicion quedaron muy atras, y cada uno es muy libre de creer lo estime conveniente.
    Todas y cada una de las mujeres tiene derecho a decidir en cada momento si quieren o no ser Madres, y Punto Pelota que diria bele.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s