USSÍA

La hucia que la prepotencia del colgajo ha depositado en Don Idelfonso María Ciriaco Ussía Muñoz-Seca, alumno-ausente poco aventajado de Quevedo y mal imitador del noble género satírico, ha recogido una pésima cosecha de vulgares nabizas que no llegarán jamás a la madurez ¡lástima de inversión! ¡tanta testosterona! para quedarse en lengua de vecina cotillona.

Créese, Ussía, ilustre señoría de abolengo y letras, más ¡pardiez! ¿no es acaso ocioso misógino arrojado de vagina mareada? su cacería vana acaba siempre, chabacana, a  puerta de lupanar, dó mal servido paga y vase en flácida agonía.

La inteligencia que le tocó en suerte huyó de su craneo despavorida el día que se llenó de semen y descubrió el talento que no poseía.

Pobre varón, Ussía, que por sentirse macho ¡contra la femia porfía!  hasta castrado preferiría por ser simple tela de lencería. Olvidose, el miserable, que el Siglo de Oro ha terminado y la mujer ha mutado  de sumisa a dueña.

Y que no se revuelva Don Francisco en su santo hoyo, que no lo imita esta inútil pluma, más levantar sus cansados huesos debiera ante tan maña fechoría hecha materia fecal por el Sr Ussía.

En desagravio a todas las mujeres que hemos “ofendido” a Alfonso Ussía y a las que este ha tratado de insultar en sus columnas, tiene merecido el desprecio de todas ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s