INTEGRACIÓN Y AUSTERIDAD, ESAS PEQUEÑAS COSAS.

Esta es la historia de una iniciativa de integración y de la austeridad mal entendida por unos miopes gestores-políticos.

Sufrir un trastorno mental no es precisamente el currículo ideal para insertarse laboralmente, cuando esto se consigue la persona afectada parece que adquiere cierto control de una parte de su vida; si para cualquiera de nosotr@s tener trabajo es una bendición, ¡imaginaos lo que significa para ell@s!!

El servicio de lavandería del Hospital comarcal de O Salnés (Vilagarcía de Arousa-Pontevedra)  era uno de esos “servicios” que, además de eficiente, cumplía una función social añadida, pues se hizo la concesión a la “Fundación Lar Pro-saude mental”, dando empleo así a 13 personas con dificultades para integrarse en el mundo laboral; llevaban desde hace 9  años haciéndolo, pero ahora el SERGAS de Feijóo ha decidido , por dos céntimos de euro, asignarle la concesión a otra empresa, que efectivamente tiene tanto derecho como Lar , pero no la misma función social que también debería ser un valor añadido.

Según la directora de la Fundación Lar  la diferencia con la oferta de la otra empresa es que ella reducía  0’2€ por  cada lote de ropa lavada; si tenemos en cuenta que la lavandería elegida está  en el ayuntamiento coruñés de Noia a unos 45 km del hospital, me pregunto si el servicio será “tan rápido” como hasta ahora teniendo en cuenta que la lavandería que realizaba el servicio en la actualidad está, más o menos a 3km del centro hospitalario. Poco han tenido en cuenta los puntos del batemo de inclusión social.

Probablemente, para aquellos que no vivan en mi pueblo, esto les parecerá un post de bata de “guatiné” y pantuflas, pero para las 13 personas que han perdido la carga de trabajo que mantenía su empresa a flote será una tragedia que no puedo dejar de contar.

Estas pequeñas cosas son las que diferencian un gobierno progresista de uno que solo se preocupa del oropel y la falsa austeridad que, casualmente, siempre acaba  saliéndonos más cara a los ciudadanos. El Gabinete de la conselleira Farjas se ha lucido y tiemblo porque todavía están a tiempo de cargarse otro servicio con un importante componente social y que es el mantenimiento de los jardines del hospital que realiza la Asociación Bata.

Esos matices que los presupuestos no ven, esas tablas de contabilidad que carecen de alma, todo eso es lo que  me arranca un arrebato de sentido común en el que no  tiene cabida el mecánico cerebro de la administración; y yo que pensaba que estos “organismos” eran dirigidos por personas precisamente para aportar la inteligencia emocional a la gestión… pero no, ha sido al revés, el gestor se ha vuelto metálico y mecánico. ¡Qué tristeza!

Una respuesta a “INTEGRACIÓN Y AUSTERIDAD, ESAS PEQUEÑAS COSAS.

  1. El futuro preocupa más que el presente, el autoproclamado gobernante del reino de taifas rinde pleitesía a extraños personajes, malversando las arcas e instaurando el derecho de pernada para él y paras sus bufones. No se olviden señores que tio, hermano o amigo acaudillara tales servicios de lavanderia por decreto institucional, por eso creo que:

    NO CEDIENDO SE CONSIGUE AVANZAR:
    Solos, como único resguardo el uniforme mugriento y mojado, salvaguarda del infernal temporal, al otro lado en la trinchera sur, el enemigo, enemigo bien instruido en el arte del engaño, bien alimentado y armado.

    No hay salida, la derrota parece próxima, ¿no podemos? o ¿no queremos?, deberíamos resistir y así lograríamos mantener esperanzas de victoria, ante un enemigo fuerte mostrar la más mínima debilidad sería aceptar una derrota contundente.

    En esta lucha desigual nuestro único aliado es el compañero que está contigo en la trinchera, compartiendo el pan duro y apurando la colilla hasta sentir el calor del cigarro en la comisura de los labios cortados por el frío infernal.

    A la espera de la estocada de gracia, piensas en todo, te acuerdas de la familia, sueñas con parajes increíbles regresando bruscamente a la cruda realidad viendo atónito a tu lado un casco agujereado y ensangrentado con restos de sabiduría de algún compañero caído.

    Pasados tres días, la situación no cambia y no tiene visos de cambiar, el enemigo no cede y vende ensordecedoramente a través de grandes altavoces unas ofertas difícilmente aceptables, las cuales no deberíamos aceptar porque sería aceptar regresar a un pasado afortunadamente olvidado y el pasado es eso, pasado y ahora vivimos el presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s