CUENTOS DE HECHICEROS Y ALBIN@S

No sé como se llama, podría llamarse Ziada, está sola ¡pero sonríe! Es blanca o, para ser exactos, albina y ser negra de piel blanca entre negros, es sólo entendible desde la  lógica macabra de la mutación genética.

L@s otr@s niñ@s no juegan con ella; pero seguramente cuando crezcan verán, en la peculiaridad de su vecina, la “magia”  necesaria para hacerse ric@s.

En África los cuentos infantiles  podrían estar plagados de hechiceros que cocinan pócimas de dedos y pies albinos… o de gallinas de los huevos de oro con forma de gente albina.

Pero los únicos que se hacen ricos son los brujos que cobran entre 11.600 y 17.500 euros por brebaje.

L@s albin@s se aterrorizan con el sol agresor que l@s ciega y  provoca tumores a su desprotegida piel; ell@s sueñan con salvarse y vivir en una gran ciudad donde tendrían más facilidad para conservar, literalmente, el pellejo y las extremidades… pero Tanzania y Burundi tiene pocas ciudades y los protectores solares y las gafas de sol son cosas de gente rica.

Cierto, en estas fechas abro más los ojos a la realidad; no puedo evitar soñar con vendedoras de té y niñ@s albin@s y lloro sin poder evitarlo y sin poder poner remedio a tanto dolor ajeno que es mío propio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s