PELEAS EN EL BARRO

En política, como todo en la vida, prima el instinto de supervivencia. El macho alfa trata de sostener su dominancia con todo el peso de su melena.

Esto viene porque me voy a mirar el ombligo, si me dejáis, y os cuento lo que está pasando en una Comarca gallega dentro de mi partido (me han llegado rumores de que sucede en otras del mismo territorio).

Durante los últimos 4 años el chef supremo de la provincia se dedicó a perolar (de perola) en todas las ejecutivas, para que le saliera redondo su banquete.

Donde metió mano, las viandas se corrompieron pero supo camuflarlo a golpe de especias; otra sartén decidió llenarla con exquisiteces foráneas que ningún ayudante de cocina supo cocinar y,  por contar otro, unos cangrejos vivos se le rebelaron en la pota.

Dicen que no hay nada mejor que escuchar a los subordinados para saber que es lo que opina el mandamás, y así se oyó de la boca de uno de los sumisos la estrategia política del jefe del Puente de Vedra para con los críticos: “Arrinconar y aniquilar”.

Y en esas estamos, la estructura provincial no constituida asume funciones que no le corresponden convocando a las comarcas y justificándolo como “reuniones de amigos”, claro que si los críticos hicieran lo mismo serían tachadas de “juntas conspiratorias”.

El jefe lleva 12 años mandando, gracias al dedo divino que lo nombró y que en cuanto se presentó la ocasión mordió y escupió;  y pretende renovar mandato , cuasi vitalicio, excluyendo los argumentos que ha usado para deshacerse de posibles “rivales”: “8 años son muchos para estar en primera fila, hay que dejar paso a los jóvenes“.

Este hombre, adorado por la diosa Fortuna, corrompe todo lo que toca, aísla a aquellos secretarios locales o portavoces municipales que no secundan su arbitrariedad y no quieren entrar en sus luchas personales y construye un reino a su medida de donde saldrán los súbditos que lo encumbrarán de nuevo al cargo que ejerce sin haber sido elegido.

Siguen sus “reuniones de amigos” en las que nunca están aquellos compañeros que no le dicen amén, aunque hayan sido elegidos por su agrupación o por sus vecinos para estar en el pleno municipal.

A veces me pregunto si los “San Cirilo” del mundo, terminan asesinando siempre a las Hipatias ; desde luego este perverso sistema evitará que la renovación total nos sirva para hacer mejor política y SERVIR A LOS INTERESES DE LA CIUDADANÍA ( así, con mayúsculas).

Las luchas en el barro tienen estas cosas, uno se enloda hasta que no se le puede reconocer y los jaleantes se salpican de lodo hasta el alma.

NOTA: es curioso, alguien me ha dicho ya, en menos de media jornada,  que este post puede costarme la expulsión del partido. Veremos si el derecho de opinión está o no por encima del silencio que impone el aparato a sus militantes.

5 Respuestas a “PELEAS EN EL BARRO

  1. Mi querida Andrea, una vez mas tu dedo toca la alta cocina con una maestria envidiable

  2. Si hay que ensuciarse, se ensucia uno/a y ya está… Para limpiarse basta una ducha.

  3. Interesante post. Sólo queda que algún torpe intente emplearlo con afán represor para obligarnos a algunos a recurrir a la exceptio veritatis.

  4. La expulsión del partido es reconocer tu denuncia. No creo que sean tan torpes. Aunque viendo la campaña y el resultado de las elecciones gallegas…no sé, no sé.

    Xiabre.- siempre queda la opción intermedia, usada la vez anterior: insultos y ataque en la asamblea local

  5. Lo de advertirte de que esto te puede costar la expulsión no hace sino subrayar el triste estado en que se encuentra la democracia interna en nuestros partidos políticos (¡todos!). A mí también me ha sucedido en un par de ocasiones, y me parece auténticamente vergonzoso. Entre otras cosas, como bien explica Adrian Vogel, no sería sino reconocer que estás en lo cierto. Claro que a algunos ese reconocimiento les importa menos que acallar a las voces discrepantes. Lo dicho: de pena.

    Xiabre: ahora mismo empiezo a creer que quizá me salve el contar lo de “esto te puede costar la militancia”. Lo peor es que debo de ser rara porque eso me parece aún más patético que no aceptar las críticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s