AUSTERIDAD, MALAS LENGUAS Y LA SUMA DE LAS PATA DEL GATO.

Durante los años de gobierno Fraga y del bipartito en Galicia , el conflicto lingüístico era una entelequia ajena a la tierra de Breogán, decían algunos que Cataluña era territorio comanche y la lengua un arma arrojadiza y esta teoría ha sido importada como valor político; llegó Feijóo al frente del séptimo de caballería y nos contó en campaña electoral que el lobo bilingüe era una fiera corrupia que nos estaba comiendo las entrañas y que él la abatiría con la ayuda inestimable del ejército de “Galicia Bilingüe“.

El lobo atacó primero las pruebas de acceso a la administración gallega, así que a partir de ya Feijóo ha antepuesto el derecho de un trabajador a negarse a hablar en gallego, al derecho de un ciudadano al ser atendido en su lengua materna. He pensado que como el castellano es mi lengua quizá la BBC tenga la obligación de contratarme y si no me entienden los británicos, que se jodan. Sí, sí es una exageración, claro que lo es pero mi pregunta es y si un ciudadano recurre a la administración para que le expliquen algo y el funcionario le contesta en castellano porque “no es su lengua”  y no la domina ¿quién vulnera el bilingüismo?

Os diré que los que tenemos cuarenta y tantos en nuestra infancia pudimos comprobar como estos integristas “bilingües” (por cierto, bilingües de castellano-español) ya campaban a sus anchas por Galicia ninguneando y burlándose de l@s niñ@s que hablaban en gallego y de l@s ancian@s que no hablaban castellano… curiosamente ellos “petaban en la puerta” y cogían a sus niñ@s en “el colo”. (Petar: llamar a una puerta con los nudillos. Colo: similar al regazo, pero más acogedor, el huequecito entre el brazo y el cuello donde se arrulla a recién nacidos)

Pero como hay que ahorrar se decide desde el organismo educativo de la Xunta Feijóo que se va a “hacer un cuestionario a todos los padres para decidir en qué lengua se educan a sus hij@s”… el problema es ¿y si la variedad es tanta que da para dos aulas donde antes había una? ¿es ahorro? …pues no, pero sí es segregación por cuestión de lengua cuando ambas lenguas tienen la misma entidad en este territorio.

Y entonces empiezan la  historia esa de la “austeridad y control del gasto” ¿y por donde continúa? pues sencillo, por reponer las subvenciones retiradas a los colegios concertados que violan la Constitución al discriminar a l@s niñ@s por cuestión de sexo, y para más inri argumentada con el hecho de las “diferentes velocidades” de maduración de l@s chaval@s; y curiosamente la siguiente medida ahorradora consiste en lo que la Xunta llama “Agrupamiento”. Así que depende de las diferencias nos vale o no.

¿Qué es el agrupamiento? pues es la clausura de  diversos cursos , cuando el número de alumnos es reducido, para integrarlos en un aula con niños de otro grado en concreto: cursos de infantil o primaria si no se superan los 18 alumnos, y de distintos ciclos de primaria si no se sobrepasan los 15.

¡Es curioso! se admite la justificación del distinto grado de maduración cuando se habla de sexo pero cuando se habla de ahorro no hay diferencia entre niños de 3 y 5 años, por poner un ejemplo , vuelven ¡las escuelas unitarias!

Y yo me pregunto ¿esto es un paso adelante para retroceder?  la educación en los núcleos rurales, especialmente, acabaría siendo un “sistema deficitario” a extinguir, por cuestiones de ahorro, ¿comenzará el éxodo del estudiante rural?.

Ciertamente la Consellería de Educación se gastará mucho menos pasta, exactamente el sueldo de 200 profesores que se irán al paro ¿así se ahorra? El engrose de las listas del paro ¿es una medida correctora de la crisis vía austeridad administrativa?

O yo soy rara o esto es una tirita tapando la amputación de un brazo..el brazo armado del político incapaz de aportar soluciones sin daños colaterales que en este caso son los despidos y el descenso de la calidad de la educación.

Don Álvaro Cunqueiro conocía muy bien Galicia, esta Galicia sorprendentemente imaginaria y tan real,  en la que el Presidente parece sacado de un cuento en el que ejerce de mago, sacando conejos de la chistera para dárselos de comer a los perros mientras el pueblo se muere de hambre.

¿Los pueblos tenemos lo que nos merecemos?

3 Respuestas a “AUSTERIDAD, MALAS LENGUAS Y LA SUMA DE LAS PATA DEL GATO.

  1. Amigo ¿?:
    Eres un manipulador y un inculto; puesto que hablas de algo que desconoces o, peor aún; que conoces perfectamente pero finges desconocer.
    El derecho a ser atendido en la lengua “indígena”, no puede sobreponerse sobre el derecho a desconocerla, por parte de quien nos atiende.
    La Constitución determina muy claramente el derecho y la obligación a conocer y usar el español; y solamente el derecho a conocer y usar las lenguas indígenas; pero no la obligación.
    Si tu te diriges a mí en catalán (p.e.) y yo no te entiendo, eres tú el que tiene obligación de conocer el español, mientras que yo no tengo obligación de conocer el catalán; y por lo tanto, podremos entendernos usando ambos la lengua común.
    Claro que puede ocurrir que tú no quieras que te entiendan; y entonces incrementas tu derecho a usar otra lengua, atentando contra mi derecho a desconocerla.
    Y en cuanto a esa supuesta “segregación”, ¿quienes van a ser los segregados, los niños galego-parlantes o los hispano-hablantes?. Porque yo no lo tengo claro. ¿Por que le llamas segregación?. Tanto miedo le tienes a ser tu el segregado?.
    ¿Por que no hablas de “separación”, que sería lo correcto?.
    ¿Eran los blancos los segregados en los autobuses de EEUU o eran los negros?.
    Segregar es lo que hacen las serpientes con el veneno; y hay aquí mucha serpiente.

    Xiabre.- Empezaré por una cuestión lingüística que veo que debe ser usted de ciencias.
    Dice el diccionario de la RAE:
    Separar: Formar grupos homogéneos de cosas que estaban mezcladas con otras.
    Segregar: Separar y marginar a una persona o a un grupo de personas por motivos sociales, políticos o culturales.
    Como en este caso hablamos de separar a la gente por una cuestión cultural (la lengua gallega es cultura) y motivos sociales (las lenguas son herramientas de comunicación social), queda claro que lo que se pretende es segregar, le guste a usted o no.
    Parte usted de la base de que como gallego “tiene el derecho de no conocer la lengua gallega”, craso error, somos bilingües y así lo recoge nuestro Estatuto de Autonomía; por otra parte la Constitución española en su Título Preliminar reza:
    Artículo 3.
    1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

    2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

    3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.”

    Por lo tanto, ¿de qué modo se puede proteger una lengua? pues trasmitiéndola ¿Y cómo se trasmite? enseñándola en las escuelas.

    Yo no le llamaré tergiversador e ignorante a usted, los afines a las teorías de las FAES se descalifican solos, pero sí quiero aclarar que yo no he dicho, en ningún momento, que el que venga de fuera de Galicia tenga la obligación de aprender esta lengua, aunque sería una muestra de respeto que le pide la Constitución pero nada más. Lo que pienso es que si usted procede de cualquier lugar de España y se traslada a vivir a Galicia con la intención de trabajar en la administración pública es su obligación conocer la otra lengua oficial, porque habrá ciudadanos que preferirán hablarla y usted como servidor público tendrá que respetar el derecho del otro a hablar en su lengua materna.
    Estoy de acuerdo en que, en las relaciones personales, la lengua que compartimos todos los españoles es el castellano, pero los gallegos tenemos dos, aunque hay muchos que renieguen por pura incultura y prejuicios.

    Por otra parte como puede comprobar mi dominio del castellano es más que aceptable, por lo tanto difícilmente tendré problemas de ser segregado, pero espero que tampoco se me “segregue por hablar gallego” que es lo que se pretende.
    Por supuesto, ¿quién soy yo para privar a nadie de su derecho al desconocimiento? ¡Allá cada cual con su ignorancia! ¡Oiga, como si la quiere enmarcar!
    Por cierto, lo que hacen las serpientes con el veneno es inocular o inyectar; lo que segrega el veneno son unas glándulas de las que disponen los animales ponzoñosos; y, sí tiene razón, hay una especie que sí expele el veneno y es la cobra real, pero no le voy a pedir ya conocimientos de biología…sería demasiado para el que se queda en el castellano pelado “porque es su derecho”.

    Por cierto, ni amigo, ni tuteo; como ya sabrá en español existe el tratamiento “de Usted” que se usa entre desconocidos, como es el caso y si se hubiera tomado la molestia de mirarlo yo no escribo desde el anonimato, me llamo Andrea.

    Un Saludo.

  2. Ese tal Luis es un gilipollas de tomo y lomo que además ignora el Derecho vigente en el Reino de España, amén de las normas del idioma castellano que ciertamente debe estar en gran peligro, habida cuenta de su escaso conocimiento del mismo.

    Empecemos por el principio, que es la Constitución que el mostrenco ignora.

    La Constitución española en su preámbulo dice
    “La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:
    (…)
    Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.”

    Esto por si sólo sería suficiente para alguien normal, pero dado el perfil del personaje concretemos en el artículo 3 CE:

    Artículo 3. [Idioma]

    “1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

    2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

    3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.”

    Traducido para tontos (que parece ser el caso) todo el mundo tiene el deber de conocer el castellano, pero no el deber de usarlo, sino el derecho. Además, existe un derecho constitucional a utilizar las lenguas cooficiales en aquellas Comunidades Autónomas que así lo recojan en sus Estatutos. ¿Qué implica ese derecho? Que usted puede dirigirse a la Administración en esa lengua cooficial si quiere o en castellano si quiere.

    La lógica, que es lo que le falta al individuo que firma como Luis, y el ordenamiento jurídico español, conllevan que para garantizar el derecho de los ciudadanos a dirigirse a la Administración en castellano o en la lengua cooficial pertinente en esas Comunidades Autónomas se exija al funcionariado conocer tanto el castellano como la lengua cooficial.

    El castellano, al ser de obligatorio conocimiento, se presume que se conoce (aunque vemos que ni sus defensorese lo saben emplear); las lenguas cooficiales exigen que se pruebe su conocimiento por algún medio, porque sino se quebraría el derecho constitucional de los ciudadanos a emplearlas.

    No existe, pequeña bestezuela ignorante que firma como Luis, ningún derecho a ignorar lengua alguna. Y sí existe el derecho a emplear la lengua cooficial que necesita el correlativo conocimiento por el funcionario porque sino lo que sucede es que es imposible ejercer el derecho constitucional.

    Su argumento es endeble porque es falso, porque carece de base lógica y jurídica.

    Es más, su despreciativa expresión del derecho a ignorar la lengua indígena es comparable a aducir en una oposición el derecho a ignorar la materia objeto de examen. ¿O es que es obligatorio conocer -pongamos por caso- la Ley General Tributaria? No; salvo que quiera usted ser inspector de hacienda.

    Del mismo modo, quien quiera ejercer una función pública en Galicia debe conocer las lenguas oficiales, porque existe un derecho constitucional a emplearlas, y los funcionarios deben dar satisfacción a los derechos constitucionales que asisten a los ciudadanos.

    Ya sé que me vendrá usted con la monserga del derecho a la libertad de conciencia o a la objeción. ¿Tiene derecho un médico del sistema nacional de salud a no atender a alguien por ser negro? No lo tiene, por mucho que ser racista no esté prohibido por la constitución y sea su derecho, pero existen unos derechos superiores y unas obligaciones superiores.

    Es más, si no quiere usar el gallego, nadie lo obliga, pero no podrá ser funcionario en Galicia; porque -le recuerdo- ser funcionario no es un derecho, utilizar la lengua gallega en Galicia, sí.

    Y si no lo ha entendido, vuelva al colegio, que lo suyo se pude curar aprendiendo.

  3. Normal que ahora venga parte del personal chupando de la” Feijoada”. Son las fiebres propias de los primeros meses de palurdez.

    Hacedle casito, que lo mismo aprende.

    Goyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s