UNA. UN TANGO

“Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias. Sabe que la lucha es cruel y es mucha pero sufre y se desangra por la fe que lo empecina. Uno va arrastrándose entre espinas…”

Para aquellas que llevamos años peleándonos por la igualdad estos versos reflejan muy bien el desencanto que podemos sentir, creeréis que me he vuelto loca al convertir a Enrique Santos Discépolo en un filósofo del feminismo, en lugar del letrista y poeta que fue, pero algunas cosas sacadas de contexto sirven a mi propósito de reflexión.

Dicen que el tango es eterno aunque ya casi nadie, de las nuevas generaciones, tenga ni idea de lo que es y mucho menos sepa tararear uno. Eran tiempos de gran música y contenidos terriblemente sexistas.

Adoro el tango, pero cuando los que se marcan el paso son políticos (algunas políticas también) la melodía me chirría, el ritmo de la danza se ralentiza y definitivamente se pierde la sincronía con la música y el tempo de la actualidad.

La paridad ha sido cuestionada con argumentos peregrinos desde que se planteó por primera vez, pero era necesaria para avanzar con paso firme en camino de la igualdad de oportunidades, durante 4 años en Galicia se defendió esta posición por parte del Gobierno y el Partido Popular se sumó al carro para no perder el ritmo… Se empieza a ver ya que era una pose con intención de sacar réditos electorales, pues  a la primera de cambio, me refiero a la constitución de la mesa del parlamento,  se saltan la norma y ¡con dos cojones!¡ como debe ser! los hombres dominan, cuatro a una.

No hay voluntad política de que se alcance la igualdad, las mujeres volvemos a la posición floral  ¿o será coral? porque siempre les hemos gustado como coristas; cierto que la Presidenta del Parlamento de Galicia será Pilar Rojo, cierto, pero en franca minoría… ahora falta que nos vuelvan a colocar una conselleira o conselleiro de corte y confección y algunos (los Baltares y otras hierbas) se sentirán como cerdos en charca de lodo.

Comenzamos una nueva legislatura con muy mal pronóstico para la igualdad.

¡La política es un tango tocado por un bandoneonísta sordo y sin ritmo!

¡Y el cantante es Feijoo!

Sé que muchos me llamarán feminista como si fuera un insulto, cierto, soy feminista pero no soy androfóbica porque la igualdad tiene un único rasero. De nuevo  las mujeres tocamos el techo de cristal.

A ver si el PP recuerda que esto es cosa de dos, mujeres y hombres, … como un tango simultaneo sin guía o maestro, en los que las mujeres dejemos de ser “ese molesto problema” que no se sabe abordar sin que nadie se sienta amenazado.

Riámonos un poco ahora, aunque sea por no llorar.

Una respuesta a “UNA. UN TANGO

  1. Pois, que queres que che dijha? O FeijoO save bailar o tango? Ou so save cantar polas manhas? Esta ultima pregunta e polo de cantamanhanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s