EDUARDO PEÑA, TAMBIÉN HUELE MAL.

Si Don Eduardo Peña, cuando llegó esa mañana duchado, repeinado y desayunado (algún mal hablado añadiría que  bien follado) a los Juzgados de Logroño, quizá hubiera tenido en consideración que una persona recluida en una celda sin ducharse huele mal como es natural,  y habría podido tratar de poner los medios para facilitarle a la susodicha el acceso a unas duchas.

Si Don Eduardo, al conocer los detalles del desaseo de la juzgada, hubiese optado por sugerir la apertura de las ventanas con cualquier disculpa bien intencionada, no habría pasado nada. E incluso, si Don Eduardo hubiese dicho: “Por favor, abran las ventanas que la acusada huele a sudor”, pues tampoco habría pasado nada.

Pero es que a Don Eduardo le pareció necesario decir que la que olía mal era negra, si el acusado fuera un blanco que apestara a sudor seguramente no habría mentado su raza. No me imagino a Don Eduardo diciendo: ¡Abran las ventanas que el blanco huele mal!

Muchos hacemos esfuerzos por erradicar las expresiones racistas que hemos heredado, pero que un señor del entramado jurídico de este país no se prive es, cuando menos, una vergüenza.

Esperaré, y creo que sentada, a que Don Eduardo, fiscal en Logroño, al que se le supone cierta cultura, pida disculpas públicas, ahora que, afortunadamente, todos nosotros le hemos visto las vergüenzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s