…LOS SUEÑOS SUEÑOS SON.

Seguramente Federico esperaba morirse de viejo y ser enterrado en tierra sagrada con una lápida de piedra:

“(…) la piedra es una espada para llevar al tiempo con árboles y lágrimas y cintas y planetas(…)”;

pero el destino le deparaba una fría cuneta de tiro en nuca “(…) Porque te has muerto para siempre, como todos los muertos de la Tierra, como todos los muertos se olvidan en  un montón de perros apagados(…)”.

Ahora, por fin, podrá cumplirse su deseo:

CUANDO yo me muera,

enterradme con mi guitarra

Bajo la arena.

Cuando yo me muera,

entre naranjos y la hierbabuena.

Cuando yo me muera,

enterradme si quereis

en una veleta.

¡Cuando yo me muera!

Gracias Garzón, por  intentar traernos de vuelta a casa el cuerpo de Lorca y los de otros anónimos que llenaban fosas en las cunetas.

Decía Luis Rosales que “Federico nunca tuvo familia sino herederos” y así parece que sigue siendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s