LA MALA REPUTACIÓN.

Me gusta mucho la estrofa de “La mala reputación” de Brassens que canta Paco Ibáñez y dice: “Cuando la Fiesta Nacional yo me quedo en la cama igual que la música militar nunca me supo levantar. En el mundo pues no hay mayor pecado que el de no seguir al abanderado.

Esto viene porque, por una vez,  debo darle la razón a Rajoy cuando afirma, por supuesto off the record, que el desfile militar del 12 de octubre es un coñazo.

Pero que esto lo diga un señor que nos hizo un mensaje “institucional” el año pasado y nos dio una lección de  cómo “SER UN ESPAÑOL DE BIEN”,  es de traca.

Así que, como se diría en un escrito formal: “para que así conste a todos los efectos” …este señor ha demostrado ser un falso y un hipócrita. Dicho esto, a mí me gustaría saber cuántos políticos, de todos los colores, opinan exactamente lo mismo que él aunque se lo callen.

No se puede ir contra la Ley 18/1987 del 7 de octubre que  habla de conmemoración  de la Fiesta Nacional, a la que se aferran muchos para mantener esta parada militar, pero bien es cierto que la Ley no dice “cómo” debe celebrarse.  Soy de letras, y no soy capaz de cuantificar esto, que yo considero un dispendio, en estos tiempos de crisis ( y que conste, que no he encontrado en ningún sitio el presupuesto de este desfile, si alguien puede facilitármelo lo agradecería). A mí me parece una burrada  hacer despegar los cazas y todo lo demás porque he leído por ahí que la cosa es de órdago: cazas Eurofighter, Harrier, F18, F5 y F1, helicópteros Puma, Super Puma, SeaHawk, Cougar y Tigre y,  aviones de transporte, luego la Patrulla Aguila, con sus reactores C101 Aviojet; unidades y vehículos terrestres: Centauro, Blindados Medios de Ruedas (BMR), carros de combate Leopard,  Vehículos de Alta Movilidad Táctica (VAMTAC) y  blindados ‘Lince’, entre otros pero esto es un “nunca acabar ” porque también pasearán, para goce de los militares y aburrimiento general, las unidades acorazadas, artillería autopropulsada y demás vehículos militares. En total, habrá en torno a  unos 250 vehículos terrestres y más de 80 aeronaves ¡ ahí es ná! ¡Tres mil militares y sus juguetitos colapsando Madrid! Y como curiosidad he leído en un foro que, en cada compañía, desfilarán 4 mujeres y 82 hombres, ¡ejem, ejem!, que cada cual saque sus propias conclusiones, me reservo mi opinión al respecto.

Y después de este interminable listado, que alguien me haga cuentas y me diga dónde podría ser invertida mejor esta pasta gansa, creo que a la Ley de Dependencia no le vendría nada mal. Este tipo de parafernalias, para mayor gloria del Ejército Español, me parecen un gasto innecesario que seguramente las Fuerzas Armadas entenderían que se suprimiera en las actuales circunstancias (o no). Por mi parte, y por no ser más políticamente incorrecta (¿esto no es un eufemismo de hipócrita?), me callo y os dejo la versión original de “La mauvaise reputation”, cantada por su autor George Brassens.

Anuncios

5 Respuestas a “LA MALA REPUTACIÓN.

  1. planesyestrategias

    Lo triste no es que oficialmente diga unas cosas aun pensando otras. A veces a eso incluso se le podría llamar responsabilidad. Lo triste es que nuestros políticos sean tan poco habilidosos como para dejarse pillar en estas, con las múltiples demostraciones que ya hemos “sufrido”.
    Y del desfile no sé opinar. Pero acerca del gasto, todos debemos ser serios, y me vas a perdonar si te recuerdo que lo de la “situación actual” es un chiste comparado con la situación permanente de millones de personas en todo el mundo. Así que sí, posiblemente eliminar ese gasto estaría bien, y posiblemente eliminar muchos otros gastos superfluos también. Y digamos lo que digamos, es fácil decir qué es superfluo y qué no; otra cosa es que vivamos muy cómodos y nos guste disfrutar de la vida, y mirar para otro lado sea fácil.

  2. cierto es lo que apuntas pero me disculparás si he sido demagógica, con toda la mala intención, en los tiempos que vivimos lo de “la situación actual” es algo que parece que “percibe” mejor todo el mundo.
    Y sí, efectivamente creo que deberíamos empezar a ser un poco más responsables y eliminar todos los gastos de “parafernalia” posibles y otros absolutamente innecesarios.

  3. Deliberadamente no empleé el término “demagogia” para poder serlo aún más (demagogo). Intuyo que todos lo somos, y que todos deberíamos poner medidas, no sé en qué medida directamente, no sé en qué medida a través del voto.

  4. Creo que las únicas medidas que debemos tomar son la mesura en la “utilización de la demagogia”, porque evitarla por completo sería perder una parte de “nuestra esencia huma”. No es la perfección lo que nos hace humanos sino nuestras presuntas “debilidades”.
    El voto y otras acciones materiales son colaterales, creo yo que no tienen ninguna efectividad como medidas “antidemagógicas”.

  5. planesyestrategias

    No me refería yo a medidas contra la demagogia, disculpa mi torpe expresión. Me refería a tomar medidas en nuestro día a día, cada uno según su conciencia, para hacer que “todo esto” vaya mejor. Y no solo en nuestro día a día, sino en las instancias mayores, cuando podamos influir, un poquito siquiera: el voto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s