Archivo de la etiqueta: Carmela Silva

CONCLAVES

Los conclaves  vaticanos se han granjeado la fama de nidos de intrigas, traiciones, infidelidades, asesinatos, intereses personales, dinero… en fin, un lugar donde ser un delincuente habilidoso te otorga el poder.

Ayer, a un nivel muy inferior sin duda, descubrí que el Vaticano puede quedarse corto ante un Congreso Provincial del PSdeG-PSOE (el de Pontevedra en concreto) donde durante semanas las alianzas más impensables pueden ser temporalmente factibles, dónde el príncipe llegó a ofrecer acuerdo al vecino enemigo mientras presumía de la futura puñalada que pretendía asestar a uno de los bandos que ya había ganado para su causa.

La fiesta medieval se anticipó ayer en Pontevedra;  ondearon las banderas de la victoria pírrica, donde se ha perdido la decencia, la honradez y la palabra, donde la política ha vuelto a ser acero, sangre y traición.

Cierto que los utilizados, aquellos que no les importa estar con quien haga falta con tal de estar siempre en posiciones ventajosas, se merecían una puñalada tan rastrera como la recibida y la fractura de un acuerdo que, conociendo a los boss del cotarro, era más que previsible.

En Pontevedra, el PSdeG-PSOE tiene una ejecutiva de conclave vaticano cuya fumata blanca amenaza la ya frágil estructura provincial que habían debilitado los salientes. L@s que la conforman creerán que han ganado pero yo en su lugar me preguntaría cuanto tiempo tardarán los que se iban (sin irse) en envenenarles o simplemente en prescindir de ellos, solo el silencio y el asentimiento les servirán para mantenerse en sus cargos .

Y l@s pontevedreses/as ¿verán este partido político como opción para gobernar algo? pues, algun@s se lo pensarán porque si entre ellos son capaces de navajearse en menos de 24 horas,¿cuanto durarían los compromisos realizados a la ciudadanía?

Cuando las barbas de tu vecino veas rasurar, por las tuyas a remojar.

Vista del Plenario

ARITMÉTICA O POLÍTICA

Me estoy planteando muchas cosas a raíz de este 38 Congreso Socialista.

La primera es el tema de los delegados de los delegados de los delegados en los que delegan las bases del partido y digo delegan aunque lo exacto sería decir que le entregan un papel en blanco en el que pueden poner lo que tengan a bien… o mal.

De  novecientos y pico,  268 representantes de las bases del PSOE han negado la posibilidad a sus representados de decidir por si mismos. Bueno ni eso, porque se han metido su delegación no sé si en tablaos flamencos, copas de finos o no sé en qué y han pasado olímpicamente de los debates sobre las enmiendas que han trabajado sus compañeros, diréis que exagero, pero valorad vosotros: de 900 solo 400 se han molestado en quedarse en las comisiones.

Así que la culpa del desastre ha quedado meridianamente clara que es de la falta de interés en la política, en debatir para construir algo mejor.

Si el aparato del PSOE se empeña en hacer aritmética para colocar a un@s y a otr@s (y sino que se lo digan a Carmela Silva que tiene más cargos que títulos nobiliarios la de Alba) en lugar de hacer política de verdad, entonces no nos queda nada , no podremos luchar por una sociedad mejor; seremos historia como aquellos mastodónticos computadores que,  servían para presumir de “tecnología”, como nosotros presumimos de años de historia política.

Y mientras l@s militantes, que ya no dormimos, nos revolvemos entre las cuerdas de unos estatutos viejos, poco democráticos e inmovilizantes que solo generan graves rozaduras de desánimo e incluso enfado … y todavía habrá quien se pregunte porqué se pierden elecciones.

PEREJIL O CICUTA

Hay personas que tienen que ser perejiles en todas las salsas, los protagonistas en todas las circunstancias. Pero mantener el estatus de perejil tiene la desventaja de que siempre tienes que estar echando pulsos con aquellos que: tienen más poder que tú, se expresan mejor que tú, son más inteligentes que tú, más guapos, más válidos, más y siempre más, porque ser perejil es tener que desbancar el sabor de todos los condimentos del plato que se cocina y creerse que quizá en lugar de llamarse: lenguado al perejil debería llamarse perejil al lenguado.

Viene esto a cuento por lo que ha sucedido en el PSdeG-PSOE, donde de repente tras unos resultados electorales lamentables, unas cuantas matas de perejil decidieron aromatizar el percal para ocultar sus vergüenzas y decidieron ser la cicuta (que tiene aspecto similar al perejil) del PSdeG-PSOE.

Todas las organizaciones tienen sus normas y tratar de que a un@ se les aplique de modo distinto es tratar de adquirir un privilegio intolerable en un sistema democrático; pero que tratando de demostrar una superioridad se aniquile  la imagen pública de un partido atacando a su cabeza sin causa justificada es, cuando menos, poco ético y políticamente deplorable; y más cuando finalmente se ve obligada a cumplir las normas generales, eso indica que su pelea pública, vergonzosa, solo fue un alarde de poder político que ahora la deja en el más absoluto de los ridículos.

Siento decirlo, pero compañer@s como Carmela Silva no me representan, de hecho su comportamiento me provoca vergüenza ajena y absoluta desconfianza porque nunca sabré cuando dejará de ser perejil para convertirse en cicuta.